(www.ofrendasurbanas.com.ar)

Según el Servicio Meteorológico Nacional el domingo cayeron, en la Ciudad de Buenos Aires, alrededor de 100 milímetros de agua. El fenómeno climático provocó la abnegación de varias calles, roturas de cables, árboles caídos, la suspensión de la Línea C de subtes y hasta el desmoronamiento de un paredón en Núñez. Sin embargo, los problemas no terminaron para muchos vecinos de Caballito y Flores a los que todavía no les volvió el suministro eléctrico. Tras el temporal algunos barrios porteños siguen sin luz y las empresa proveedora por el momento no puede solucionarlo.

 

El pasado domingo los porteños vivieron uno de los peores temporales en lo que va del año. Además de la gran cantidad de agua que cayó en poco tiempo, fuertes ráfagas de viento provocaron destrozos en Belgrano, Núñez y Paternal. Desde Defensa Civil hasta los bomberos voluntarios de las zonas afectadas trabajan para solucionar los daños en el menor tiempo posible.

Sin embargo, los vecinos de Caballito y Flores no parecen correr la misma suerte. Debido a la lluvia algunas manzanas quedaron sin energía eléctrica. “El domingo a la madrugada se cortó la luz. Pensamos que era un corte ocasional como los que hemos tenido muchas veces en los últimos años. Sin embargo, ya pasaron casi dos días y todavía no volvió. Llamamos a los responsables y no nos dieron una respuesta certera. Por ese motivo decidimos salir a protestar en las calles. Sentimos que no nos dan otra opción y la verdad no sabemos qué hacer”, contó Candela, quien viven en la zona.

Desde Edesur, la empresa proveedora, no saben con exactitud cuando volverá el suministro. “El problema es que las cámaras están inundadas. Los trabajadores no pueden entrar a trabajar hasta que se desagoten. Lo más probable es que mandemos una bomba para sacar el agua. Luego se podrá trabajar y volverá la luz a los barrios”, manifestó Ayelén, una empleada que dijo conocer el problema porque “ya la habían llamado varias veces por el mismo tema”. De todas formas no indicaron cuánto tiempo podría demorar esta situación.

Por el momento los vecinos llevan más de 36 horas sin luz y comienzan a perder la paciencia. “Lo peor es que esto pasa siempre. Cada vez que llueve fuerte tenemos miedo que se nos corte la luz. Entiendo que sea peligroso bajar si todavía está inundado pero deberían saber que esto sucede y actuar rápido. Mientras ellos esperan nosotros seguimos sin luz, perdemos comida, los abuelos que viven en edificios no pueden salir de sus casas, etc. Siempre lo mismo” resumió Candela.

Caballito y Flores parecen ser los únicos barrios afectados por la falta de suministro eléctrico. El resto de las comuna sufrieron daños graves que se irán solucionando en los próximos días. Por ejemplo, en Belgrano un árbol cayó sobre tres autos que se encontraban estacionados. En Núñez, una pared se derrumbó a causa de la gran cantidad de agua que se acumuló en la zona. Por fortuna no hubo heridos ya que nadie se encontraba cerca del lugar. El temporal dejó su marca en la Ciudad de Buenos Aires que de a poco se va recuperando.

10 Mayo, 2017

Leer nota completa en : www.ofrendasurbanas.com.ar