Pasados dos días del aniversario N°27 de la Masacre de Wilde, familiares de las víctimas y sus abogados piden que se realice el juicio lo antes posible para evitar que el paso del tiempo genere más impunidad. En la tarde del martes 12 de enero realizarán una señalización del lugar donde ocurrió el emblemático caso de gatillo fácil. El acto será a las 18 horas entre las calles Bartolomé Mitre y Franco, Avellaneda.

El abogado de la viuda de una de las víctimas, Ciro Annicchiarico, confirmó en diálogo con Tiempo Judicial que la causa actualmente se encuentra en etapa de juicio, pero “sin que el juicio haya iniciado ni la audiencia preliminar que marcar el Código de la provincia de Buenos Aires”.

“La causa tiene una demora de 27 años por sucesivas corruptelas tanto judiciales, como gubernamentales y cuando en el 2013 se llegó a la Suprema Corte de la Provincia se logró un fallo por el cual se ordenó que debía haber juicio porque se trataba de una grave violación de los derechos humanos”, detalló el abogado. 

Desde ese año hasta ahora, el juicio no se produjo por distintos entorpecimientos. “Tengo sospechas de que hay presiones por parte del sistema policial dado que estos acusados formaban parte de la brigada de investigaciones de Lanús, en el centro clandestino El Infierno”, agregó el letrado.

Asimismo, Annicchiarico subrayó que el tiempo que transcurrió desde el hecho hasta ahora «es una clara privación de justicia” y  “también una violación de los derechos humanos de las víctimas conforme a los tratados internacionales”.

En cuanto a la señalización, la viuda de Edgardo Cicutín, Raquel Gazzanego, explicó que se buscó ubicarla en un lugar que abarcara tanto donde fue fusilado Cicutín como Norberto Corbo.

“Estamos ante la espera de ir a la audiencia preliminar, estaba prevista para diciembre del 19, el abogado oficial de uno de los imputados pidió prorroga, se pasó a febrero y después cayó la cuarentena”, lamentó.

En tanto, uno de los principales reclamos es el pedido de la digitalización de la causa. “En nuestro poder tenemos cuatro cuerpos que están incompletos y para probar los digitalizamos entre mi hija y yo y salió barbaro, entonces si dos personas que no entienden y no tienen recursos pueden hacerlo, con más razón lo puede hacer un tribunal”, criticó Gazzanego.

Cabe recordar que las víctimas de la masacre fueron Edgardo Cicutín, el remisero Norberto Corbo y sus pasajeros, Claudio Mendoza y Enrique Bielsa. El tribunal que se ocupa de la causa es N° 3 de Lomas de Zamora.

Los acusados por los asesinatos del 10 de enero de 1994 son los expolicías Osvaldo Lorenzón, Eduardo Gómez, Marciano González, Roberto Mantel, Hugo Reyes, Pablo Dudek, Julio Gatto, Marcelo Valenga y Marcos Rodríguez.

Leer nota completa en : www.tiempojudicial.com.ar