Algunos tenían décadas. Otros se convirtieron en clásicos en menos tiempo. Todos guardan historias de encuentros, platos e hitos en las vidas de sus clientes. Son parte de los 2.000 locales gastronómicos que no resistieron la cuarentena por el coronavirus.

Leer nota completa en : www.buenosairesinfo.com.ar