El Consejo Consultivo Comunal presentó un proyecto que busca agilizar la toma de decisiones y medidas de carácter urgente que permitan asistir a la población afectada por el COVID-19. “En nuestra comuna hay mucha necesidad: muchos vecinos que viven en la calle y muchos que están pasando hambre y no son asistidos; y hay un hospital desbordado hace rato. Por eso, la idea es que el Comité pueda colaborar en difundir información necesaria, trabajar en la asistencia a personas infectadas y también en acciones solidarias como la entrega de alimentos, elementos de limpieza y pañales”, explicó Silvia Fernández, integrante del Consejo Consultivo.

 

 

Escribe: Alejandro Volkind

 

 

El comité de Crisis estaría integrado, entre otros, por representantes de Hospitales, de los CeSAC, de las Comisarías Comunales, de las cooperadoras y los distritos escolares con injerencia en la Comuna, de las organizaciones sociales que desarrollen tareas socio comunitarias dentro de la Comuna y de diversos funcionarios de la Comuna y del gobierno de la Ciudad.

 

 

La experiencia ya funciona desde hace semanas en la Comuna 3 con muy buenos resultados. Allí, el Comité ha sido de gran ayuda para poder efectivizar el operativo DetectAr y para mejorar la articulación de los diversos comedores que asisten diariamente a vecinos que están con graves dificultades económicas.

 

 

Imagen. Pese al aumento de casos en la Comuna 10, el gobierno de la Ciudad no accedió a realizar el operativo DetectAr en nuestros barrios. Tampoco a elaborar protocolo para para casos sospechosos o confirmados en pensiones.

 

 

 

En nuestra Comuna, en las últimas semanas han crecido considerablemente los casos de COVID 19 positivo y desde distintos sectores se viene reclamando la elaboración de un protocolo específico para casos sospechosos o confirmados en pensiones.

 

 

La necesidad del protocolo, explican, se debe a que no existe asistencia a esos vecinos que tienen que quedarse en sus casas o esperando el resultado del hisopado, que en algunos puede llegar a tardar hasta tres días.

 

 

A su vez, en casos sospechosos las personas deben quedar aisladas 14 días en total y en general esas familias no cuentan con la posibilidad económica de garantizarse comida sin salir de sus casas, con lo cual lo que también se demanda es la asistencia alimentaria. De hecho, según aseguran los juntistas, desde que comenzó el aislamiento social obligatorio el gobierno de la Ciudad tan solo entregó 60 bolsones de comida que alcanza para alimentar a una familia por tres días.

 

También se solicita que se entregue un kit de limpieza para poder asegurar que las familias aisladas estén en ambientes limpios y no se sigan contagiando. Hasta ahora, en casos confirmados de la Comuna, el gobierno de la Ciudad solo mandó una lavandina, un jabón y un detergente, elementos insuficientes para poder encarar un aislamiento de dos semanas.

 

Frente a esta desatención por parte del gobierno porteño, lo que fue creciendo en la Comuna es el compromiso y la solidaridad por parte de clubes y diversas organizaciones sociales, políticas y culturales que desde el inicio de la pandemia comenzaron a realizar ollas populares que actualmente permiten reparten diariamente 350 platos de comida a aquellos vecinos y vecinas que lo necesitan.

 

Por ello, la intención del Comité de Crisis es potenciar estas experiencias y poder extenderlas, trabajando en mejorar la atención sanitaria y la asistencia alimentaria para los y las vecinas de la Comuna 10.

Ver articulo completo en : www.nadienosinvito.com.ar