En un contexto donde la pobreza en la Ciudad alcanza a 639.000 personas – 1 de cada 5 porteños- y el índice de Precios al Consumidor marca un aumento del 52,6% entre julio de 2018 y julio de este año, la legisladora Andrea Conde presentó un proyecto de ley en para garantizar y duplicar la alimentación en comedores, merenderos de la Ciudad y en programas oficiales como el Operativo Frío.

 

 

 

Invocando el artículo 20 de la Constitución de la Ciudad, donde se garantiza “el derecho a la salud integral que está directamente vinculada con la satisfacción de necesidades de alimentación, vivienda, trabajo, educación, vestido, cultura y ambiente”, y el artículo 17, donde se asegura que “la Ciudad desarrolla políticas sociales coordinadas para superar las condiciones de pobreza y exclusión mediante recursos presupuestarios, técnicos y humanos. Asiste a las personas con necesidades básicas insatisfechas y promueve el acceso a los servicios públicos para los que tienen menores posibilidades”, la legisladora Andrea Conde presentó un proyecto de ley para declarar la Emergencia Alimentaria en la Ciudad.

 

 

Los datos sobres los que se fundamente el proyecto remarcan el fuerte aumento de la pobreza en la Ciudad – con 200 mil indigentes, el doble que en 2015- y el aumento en el precio de los productos de consumo básico, que sobrepasa el 50% interanual, según datos oficiales.

 

 

Por ello, Conde solicita aumentar en un 100% las partidas relacionadas con todos los programas de seguridad alimentaria que tiene la Ciudad por el término, en principio, de dos años.

 

A su vez, la ley contempla que, mientras rija la Emergencia Alimentaria en la Ciudad de Buenos Aires, el programa Grupos Comunitarios duplicará las raciones entregadas a los comedores y merenderos bajo programa y asistidos, así como los alimentos a granel que estos reciben y el Poder Ejecutivo realizará las gestiones necesarias para el pase a programa de todos aquellos merenderos y comedores que aún no lo hayan formalizado. “Asimismo –asegura el proyecto-, se instrumentarán las medidas apropiadas para la apertura de nuevas bocas en las comunas con mayores índices de indigencia y pobreza.

 

 

También se solicita duplicar los cupos en los comedores escolares alcanzando a todos los ciclos y reforzar las raciones que estos reciben.

 

Respecto al Operativo Frío, programa que atiende a personas en situación de calle, se incrementarían en un 50% las raciones asignadas al Operativo y se duplicarán los puntos en los que son entregadas.

 

 

Por último, el proyecto contempla el incremento de un 50% en aquellos programas cuyo objeto sea asegurar la nutrición de la población mediante transferencias monetarias.

 

“Para asegurar la alimentación de todos los habitantes y todas las habitantes de esta Ciudad – asegura Conde- es necesario adoptar medidas tendientes a reforzar las políticas que el GCABA lleva adelante en el sentido de garantizar este derecho básico”.

Ver articulo completo en : www.nadienosinvito.com.ar