El proyecto propone la creación del Sistema de Huertas Públicas Agroecológicas en espacios disponibles de la Ciudad de Buenos Aires, que serán gestionadas tanto por el Estado como por organizaciones de la sociedad civil, para desarrollar la agroecología urbana, fortalecer la educación ambiental y generar alimentos frescos, sanos y diversos. También hace énfasis en el rol pedagógico e incentiva la creación de huertas en las escuelas. El proyecto es acompañado, entre otros, por quienes llevan adelante la Huerta del Corralón de Floresta.

 

 

 

La propuesta también prevé la realización de talleres y cursos de formación para que estudiantes y todos los vecinos y vecinas que lo deseen puedan conocer y aprender los procesos involucrados en la producción de los alimentos que consumen a diario, desde un aspecto más experiencial del entorno, la ecología y los desperdicios de comida.

 

 

“Participar del proceso de compostaje y reutilización circular contribuye a una mayor toma de conciencia ambiental”, señala el proyecto en sus fundamentos.

 

 

La iniciativa, presentada por la vicepresidenta de la Comisión de Ambiente de la Legislatura porteña Cecilia Segura, ha sido elaborada en conjunto con los diferentes espacios, colectivos y huertas que se desarrollan hoy en la ciudad y responde al creciente interés ciudadano por la calidad y el origen de los alimentos de consumo diario, el cuidado del ambiente y las formas de participación ciudadana en y con la comunidad, en consonancia con el desarrollo de ciudades más inteligentes para el futuro

 

 

 

Imagen. El proyecto es acompañado, entre otros, por quienes llevan adelante la Huerta del Corralón de Floresta.

 

 

Entre los antecedentes que se citan en el proyecto, aparece el programa Escuelas Verdes, que depende del Ministerio de Educación porteño y se desarrolla en escuelas públicas y privadas desde el año 2010 con el objetivo de fomentar el desarrollo sustentable a través de la educación y la gestión ambiental.

 

 

El programa está destinado al conjunto de la comunidad educativa y considera a los estudiantes como potenciales agentes del cambio cultural pretendido, reproduciendo en sus hogares los conocimientos y prácticas adquiridos sobre el cuidado del ambiente y la incorporación de hábitos saludables. Sin embargo, actualmente sólo hay solo 77 colegios públicos y privados con huerta, lo que representa tan sólo el 4,5% de la totalidad de colegio en la Ciudad de Buenos Ares.

 

 

Por ello, asegura el proyecto, la creación de huertas públicas agroecológicas prevé dar respuesta a esta demanda en escuelas que no dispongan de un espacio físico, presupuesto y/o recursos humanos para llevarlas a cabo.

Ver articulo completo en : www.nadienosinvito.com.ar