Lugar de reclutamiento de tropas y de descanso de Virreyes, por estas tierras pasó hace más de 200 años, entre otros, José de San Martin con el ejército libertador.

 

 

Durante la colonia, y hasta la llegada del ferrocarril, Monte Castro fue una posta de descanso importante después de salir de “la ciudad”. Y esa característica lo transformó hace más de 200 años en escenario de hechos históricos.

 

Tal como plantea la Lic Leticia Maronese, fundadora de la Junta de Estudios Históricos de Monte Castro, en esta zona descansó la comitiva del Virrey Sobremonte, en su huida hacia Córdoba durante las invasiones inglesas. “La presencia del Virrey en la chacra motivó que algunas fuentes históricas hablaran de una casa de veraneo del funcionario en la zona. Ya en el Siglo XX, la mitología popular derivó en que se llamara Villa Real el barrio que hoy ostenta ese nombre”.

 

Monte Castro también fue el escenario donde las tropas se comienzan a reorganizar para dejar de ser milicias y transformarse en un ejército formal.

El 29 de mayo de 1810, cuatro días después que la conformación del gobierno patrio presidido por Cornelio Saavedra, se comienza a reorganizar las tropas que dejan de ser “milicias” (las formadas por los sucesos de las invasiones inglesas) para transformarse en cuerpos veteranos. La oficialidad se formó con voluntarios entre los que habían sido oficiales de estas milicias. El grueso de las tropas se conformó con lo que en la época se conocía como “vagos” –es decir, peones de las estancias o habitantes de la ciudad que no eran propietarios- reclutados por jefes de milicias o alcaldes de barrios, y por esclavos donados por sus dueños, que así evitaban ir ellos a la guerra.

 

En cuanto a las armas, además de las existentes, se resolvió la expropiación de toda clase de ellas en poder de la población, dado que esta en principio mostraba renuencia a entregarlas.

 

Así empezó a prepararse en Monte de Castro, con algunas compañías de “patricios”, “arribeños”, “castas”, veteranos del “Fijo” y blandengues y artilleros de la “Unión” del ejército nacional.

 

 

El 7 de junio de 1810, la Primera Junta, pasó revista a las tropas estacionadas en Monte Castro. Una placa, colocada en la Escuela “Monte Castro”( Av. Álvarez Jonte 4651) recuerda al Ejército del Norte con la siguiente leyenda: “El 9 de julio de 1810 partió de Monte Castro el primer ejército libertador argentino, que combatiendo diez años por la independencia, preparó con estupenda abnegación la hora final de Ayacucho”

 

 

 

 

Efectivamente, es esa fecha partió el ejército patrio comandado por Francisco Ortiz de Ocampo, cuya primera misión fue sofocar el levantamiento contrarrevolucionario y pro monárquico que comandaba Liniers en Córdoba, para liego continuar hasta el Alto Perú.

 

 

Finalmente, la negativa de Ocampo de fusilar a Santiago de Liniers y por contrario traerlo prisionero a Buenos Aires, generó su relevo por orden de Mariano Moreno, quien manó a Juan José Castelli a fusilar a Linirs y luego quedar al frente de comandar la campaña del Alto Perú.

 

 

Monte Castro también fue el lugar donde los miembros del Congreso del Año 13 despidieron allí a San Martín, cuando se hizo cargo del Ejército luego de las derrotas de Vilcapugio y Ayohuma. “En esos predios los libertos del 7mo Regimiento de Infantería que acompañaban a San Martín bailaron, como despedida, al compás de las charangas», asegura «El Monitor de la Educación Común» Nro. 759. Cap. Resañas Históricas de las Escuelas de la Capital

 

Ese ejército que se instalaría en Mendoza por dos años para luego realizar una de las epopeyas más gloriosas del proceso revolucionario que comnezó en 1810 y concluyó en 1824: el cruce de los Andes y la liberación de Chile.

Fuente: www.barriomontecastro.com.ar

Ver articulo completo en : www.nadienosinvito.com.ar