Después de más de cien días de encierro hay chicxs que se niegan salir a la calle los fines de semana. Una problemática que preocupa a las familias y que siembra cada vez más dudas acerca del protocolo que se prepara para volver a las escuelas antes de abandonar los barbijos.

 

 

Escribe: Perla Natalia Castillo

 

 

Después de leer y repasar punto por punto el protocolo Vuelta a Clases quienes somos cuidadorxs de niñeces nos preguntamos dónde queda reflejada nuestras realidades en este escrito que no hace otra cosa que mostrar la distancia que hay entre quienes diseñan las políticas educativas y nuestrxs hijxs.

 

Esta pandemia que desnudó todas las realidades y nos dejó expuestas las desigualdades que habitamos, merece un repensar de las prácticas político-educativas de quienes las llevan adelante, y la importancia que tiene la presencia de todas las voces en todo momento, fundamentalmente lo que no puede faltar es la voz la de lxs niñxs y adolescentes, para que puedan ser verdaderxs sujetxs de derecho.
Desde que comenzó la cuarentena nuestro adulto-centrismo no hizo otra cosa que poner la mirada sobre la vida de las niñeces, se habla todo el tiempo de sus formas de ser y estar, antes, durante y después de esta pandemia, pero poco y nada sabemos de lo que piensan y sienten.

 

Este mundo puérpero que recién se entera lo que es cuidar a las niñeces desde el encierro y el aislamiento necesita rescatar las voces de lo nuevo que nos habita.
En esta búsqueda de realidades individuales y colectivas es como nos encontramos con distintas historias y problemáticas, como así también con particularidades que se replican como un fenómeno oculto, como algo que se revela y que nos invita a pensar en los desafíos que nos presentan estos nuevos tiempos.

 

Tal vez lo vivimos en nuestras casas, o escuchamos a alguien decir que lxs chicxs no quieren salir a la calle, mientras somos testigos de cómo la sociedad aplaude y valora el encierro de quienes se cuidan para cuidarnos.

 

 

 

 

 

 

Para la Lic. Maia Domínguez, en marzo lxs chicxs fueron declaradxs personas no gratas dentro de la sociedad, en relación a los comercios y al hecho de circular por los espacios públicos.

 

Hubo muchxs chicxs que no la pasaron tan bien las primeras semanas del aislamiento manifestando ansiedad, angustia, con mucho llanto, y aprendieron a quedarse sumisxs sin pelear por salir de sus casas.

 

Ella considera que hicimos un buen trabajo a la hora de convencer a nuestrxs hijxs para quedarse en casa, lo cual fue un gran logro, y dice que los chicxs NO quieren salir porque nos creyeron

 

Al mismo tiempo señala que hay una percepción del mundo que es hostil, donde el afuera es amenazante y que al mismo este es el resultado de la responsabilidad que le cargamos a lxs más chicxs a la hora de dejarlos aisladxs para cuidar a lxs mayores.
Pero con más de cien días de encierro, ¿qué pasa en los hogares que cada fin de semana tenemos que enfrentar el desafío de convencer a nuestrxs hijxs de salir a dar una vuelta?

 

Entre madres nos hablamos y nos contamos las situaciones que se dan en torno al encierro de nuestrxs hijxs y sus conductas, porque sin dudas siempre maternamos junto a otras, y es en ese maternar donde descubrimos estos fenómenos que se van dando, que no salen en la tele y que tampoco lo vemos reflejado en nada donde se involucra y se le demanda a nuestrxs hijxs.

 

Ante esta situación, la Lic. Karina Constenla, nos señala que las salidas tienen que ser una invitación, donde se debe dejar por fuera cualquier tipo de forzamiento a esa situación, y son lxs chicxs quienes acceden o no a esa propuesta.
Para ella, de ninguna manera la salida tiene que ser una cuestión límite porque todxs la estamos pasando mal de algún modo.

 

Al mismo tiempo remarca que lo ideal es NO empujar nunca a las niñeces a ninguna situación, porque lo que siempre se obtiene es el resultado opuesto. Y señala, que lo primero que tenemos que preguntarnos es si la salida es nuestro deseo como adultxs o es el deseo de lxs chicxs.

 

Tal vez podemos pensar que nuestro objetivo fue logrado, que hay chicxs que aceptan el encierro como parte del cuidado y esta situación nos invita a seguir disfrutando de las bondades que presenta la NO demanda de salir al mundo exterior, confiando que cuando llegue el momento del anuncio de que esta pandemia ya pasó, todo vuelva paulatinamente a su cauce.

 

Pero, ¿qué pasa mientras el anuncio del fin de la pandemia no llega y en el mientras tanto vemos como se está confeccionando un protocolo para volver a la escuela con barbijo ful time?, y ¿cómo hacemos para darle seguridad a nuestrxs hijxs que entienden como única posibilidad de salir al mundo exterior cuando todo esto termine?

 

Para Maia, lo ideal es ser parte del encausamiento, así como logramos la aceptación del encierro ahora es nuestra tarea mostrarles el mundo de un modo más amistosos. La licenciada nos recuerda que lxs niñxs nos creen y que si le presentamos un mundo hostil ellxs lo van a entender así, por eso es necesario presentarles un mundo más amoroso.

 

Ante este desafío, la psicóloga nos invita a revisar si les estamos presentando a nuestrxs hijxs un mundo que les da miedo o un mundo que les da placer.
Mientras tanto, para Karina lxs niñxs van a volver a sus rutinas sin mayores inconvenientes. No hay por qué pensar que lxs niñxs van a volver a las escuelas presentando nuevas dificultades a las que ya podían llegar a tener o no antes de la pandemia, y aclara que, para ella, cuando termine todo este proceso de encierro seguramente todxs vamos a ser distintxs.

 

Al mismo tiempo, rescata la sensatez de lxs niñxs y de las familias que entienden el peligro que hoy representa salir de nuestras casas.

 

La licenciada remarca que una familia responsable de la salud lo que expresa en su mensaje, o en su lenguaje corporal es el reflejo de que en este momento es peligroso salir de casa, y que cuando ya no lo sea desde nuestra actitud también vamos a poder transmitirlo del mismo modo, y así se lo vamos a poder transmitir a nuestrxs hijxs.

 

Para cerrar esta reflexión que hicimos a tres voces, como madres, como profesionales y como personas que transitamos esta cuarentena maternando, y para seguir pensando y analizando el inconsulto protocolo Vuelta a Clases, nos quedamos con las palabras de la Lic. Constenla y las hacemos extensivas tanto para las familias como para quienes deciden sobre las vidas y los cuerpos de nuestrxs hijxs dentro de las instituciones educativas.

 

“Hay que bajar un poquito la ansiedad con esto de cómo será, porque lo cierto es que estamos atravesando un momento que no sabemos cómo va a ser la próxima semana y lejos estamos de saber cómo será en tres meses”.

 

De lo que no quedan dudas, es que para volver a las escuelas las voces que no pueden faltar son las voces de las niñeces.

 

 

Ante dudas o consultas se pueden contactar con:

Lic. Karina Constenla – Cel (15) 6575-4566

Lic. Maia Domínguez – Cel (15) 6457-3776

Ver articulo completo en : www.nadienosinvito.com.ar