Previo a que comiencen las vacaciones de invierno, la jueza Liberatori le ordenó al gobierno de la Ciudad que habilitara la totalidad del edificio para el ESEA Rogelio Yrurtia , es decir, 21 aulas que hasta el momento tiene negadas- y que resuelva de manera inmediata la falta de gas y la utilización de luz de obra. Sin embargo, luego del receso escolar, la situación sigue sin resolverse. La comunidad educativa convoca a un semaforazo el sábado 10 de agosto para denunciar esta situación.

 

 

 

Días antes de las vacaciones de invierno la comunidad educativa de la ESEA Rogelio Yrurtia recibió una gran noticia: la justicia rechazó la denominación del nuevo edificio como Polo de las Artes y le ordenó al Ministerio de Educación porteño que habilite inmediatamente “la utilización de la totalidad del edificio de Alberdi 4139 por la Escuela Superior de Educación Artística en Artes Visuales “Rogelio Yrurtia”.

 

 

A su vez, luego de la inspección ocular, la magistrada confirmó los problemas que conlleva la falta de suministro de gas y la utilización de luz de obra en el nuevo edificio de Alberdi 4139 e intimó a la Ministra Soledad Acuña, bajo apercibimiento de imponerle una multa de hasta el 50% de su sueldo de funcionaria, a realizar las acciones necesarias tendientes a que en el plazo más breve posible se normalice la provisión de ambos servicios públicos esenciales.

 

 

Sin embargo, luego del receso escolar, poco y nada cambió para les estudiantes y docentes del Yrurtia. “Seguimos con luz de obra en ambos edificios, siguen sin adecuar el gimnasio, que hace dos meses vienen anunciando que lo van a habilitar, y seguimos sin gas en el edificio de Cajaravilla, que es donde funcionan los talleres y es esencial para poder trabajar”, comenta Claudia, integrante de la comunidad educativa, quien denuncia además que los baños del edificio se inundan.

 

-¿El gobierno cumplió con algo de lo ordenado en el fallo?

– Lo único que se cumplió del fallo de Liberatori es que los bomberos fueron a hacer el peritaje correspondiente y que pusieron gas en el edificio de Alberdi.

 

La otra cosa que sí hizo el gobierno de la Ciudad fue apelar la decisión judicial. “Sin embargo la resolución de la jueza Liberatori sigue en vigencia – advierte Claudia- porque la apelación es sin efecto suspensivo, al menos hasta que la justicia nuevamente resuelva”.

 

Imagen. La jueza Liberatoria en la inspección ocular realizada el viernes 12 de julio

 

 

El Yrurtia para el Yrurtia

Pese a que por ley el nuevo edificio le corresponde sólo al ESEA Rogelio Yrurtia, tal como quedó demostrado en el fallo de Liberatori, desde hace meses que el gobierno de la Ciudad viene insistiendo en el uso compartido del edificio de Alberdi 4139. Ya la ministra de Educación Soledad Acuña se refirió a este edificio como Polo de las Artes y no como el nuevo edificio de la ESEA Yrurtia en noviembre de 2018, evidenciando que la intención era que lo compartan con otro establecimiento educativo.

 

Esto quedó de manifiesto semanas más tarde, cuando le llegó la notificación a la Escuela de Cerámica N°1, ubicada en el barrio de Almagro, que debían mudarían al nuevo edificio de Alberdi 4139. La decisión inconsulta del ministerio de Educación generó tal rechazo en la comunidad educativa del Cerámicas que finalmente, luego de varias manifestaciones y de un amparo judicial, lograron que el gobierno dé marcha atrás con la mudanza forzada.

 

Según el reciente fallo de Liberatori, esta decisión ministerial es la “causa madre de los conflictos que vive actualmente la escuela Yrurtia” ya que con esta excusa se clausuraron al menos 10 aulas del nuevo edificio donde se cursa la parte de bachiller y 11 aulas taller, del edificio de Cajaravilla.

 

 

 

 

Ni aulas sin estudiantes, ni estudiantes sin aulas

La caprichosa decisión del gobierno de prohibirle al Yrurtia el uso de gran parte del edificio generó  condiciones de cursada que en algunos casos son peores que en el viejo edificio. “El aula donde está el Laboratorio que se usaba como sala de plástica y de idiomas tampoco se está pudiendo usar más en esa múltiple función porque ya hay muchos productos químicos y es peligroso para los chicos”, advierte Claudia.

 

Así, mientras 21 aulas están vacías, les estudiantes cursan hacinados y hay materias que no tienen una aula específica para ser dictadas correctamente.

 

Por estos motivos, la comunidad educativa convoca a un semaforazo el sábado 10 de agosto a las 11hs en Alberdi y Lacarra.

Ver articulo completo en : www.nadienosinvito.com.ar