Connect with us

Comuna 10

Plaza Terán, un lugar privilegiado para la observación de aves en pleno Villa Real

Published

on

¿Qué pasa si levantamos la vista en la Plaza Terán? Ivan Eroles, estudiante de biología, observador y fotógrafo de aves, cuenta los secretos de un espacio que tiene más de 60 especies para disfrutar y que hasta tuvo la visita ilustre de un zorzalito proveniente de Canadá, que hizo que cientos de especialistas de todo el país se instalaran por una semana en la plaza.

 

 

Escribe: Alejandro Volkind

 

 

 

 

 

La pandemia nos hizo revalorizar los espacios verdes y sus habitantes. Sin embargo, una vez que estamos en una plaza, nos cuesta sacar los ojos de la pantalla. Levantar la vista del celular y prestarle atención a lo que nos rodea: árboles, pájaros, insectos. Quienes los logran, pueden disfrutar de un universo tan diverso como atrapante. Para estimular este ejercicio, la persona indicada se llama Iván Eroles.

 

 

 

Imagen. Un Celestino, otra de las aves de la plaza Terán.

 

 

 

 

Ivo, como lo conocen todos, es estudiante de biología de la UBA, coordinador del Club de observadores de aves de la Reserva Ecológica de Ciudad universitaria-Costanera norte y voluntario en la reserva El Renacer de la Laguna de la Facultad de Veterinaria de la UBA. Pero, sobre todo, es un observador agudo y una persona que contagia el entusiasmo por las aves que anidan en la Ciudad y particularmente en la Plaza Terán, ese hermoso espacio verde ubicado en Nogoyá al 5500.

 

 

“Nací en Villa Real y la Terán es la plaza donde pasé mi infancia, la que recorro hace años y la que desde hace un tiempo empecé a ver con otros ojos”. Esa observación minuciosa es la que lo llevó a realizar un listado de especies que habitan la Plaza, la cual fue cargando a una página web internacional que se ocupa del registro de aves. El resultado: 69 especies, sólo en la Terán. “Hoy a la tarde registre 19 especies de aves. Es una buena cantidad”, comenta satisfecho.

 

 

Imagen. Carpintero real, otra de las especies avistadas en Plaza Terán (Nogoyá 5500)

 

 

 

¿Qué pasa si levantamos la vista en Plaza Terán?

 

-Hay mucho movimiento de aves. Algunas más conocidas como el zorzal colorado, que canta a la madrugada en las noches de la primavera, que me introdujo en el mundo de las aves de tanto escucharla en la ventana de mi casa cuando era chico. O el benteveo, más conocido como bicho feo, blanco y negro, muy ruidoso con su canto. También podemos ver al hornero, ave nacional, cuyo aspecto más distintivo es su nido de barro; hay calandrias, y hay otras más grandes, como las aves rapaces: águilas, gavilanes, lechuzas, aguiluchos. Son aves que se alimentan de otros animales, y algunas son carroñeras. En CABA hay dos muy frecuentes: el gavilán mixto y el carancho, que miden el doble que una paloma (60 cm). Mucha gente cree que esas especies no son nativas de acá, pero sí.

 

 

Imagen. Jilguero dorado en Plaza Terán

 

 

 

 

¿La comuna 10 es un espacio privilegiado para el avistaje de aves?

 

– Y, cuanto más tranquilo es el barrio, mayor es la posibilidad de encontrar mayor cantidad y variedad de aves. La plaza Terán, por ejemplo, es un espacio que ofrece muchísimas sorpresas. En diciembre del año pasado, durante la pandemia, paseando por la plaza, detecté un ave que nunca había visto. Me llamo la atención. Era como un zorzal pero más chiquito. Les saqué una foto, lo identifiqué, y resultó ser el zorzalito boreal, una especie que migra desde el norte de Canadá, nidifica ahí, y durante su invierno, o sea nuestro verano, migra a estas latitudes pero llega hasta la provincia de Salta, o Jujuy. Nunca tan al sur. Sabiendo que es una especie muy rara en el país, di una alerta a un grupo de observadores de aves y a las dos horas ya estaba en la Plaza alguien que se había venido de Pilar sólo para registrarlo.

 

 

Imagen. Zorzalito Boreal en Plaza Terán. Esta especie migra desde el norte de Canadá a estas latitudes pero llega hasta la provincia de Salta, o Jujuy. Nunca tan al sur. Su estadía en la Plaza Terán causó furor.

 

 

El ave se quedó una semana y cuenta Ivo que fue un furor: en esos siete días pasaron casi 200 personas de distintas partes del país a observarlo y fotografiarlo.

 

«¿Qué están viendo?» Preguntaba la gente al pasar.

 

Cosas que uno se pierde, sólo por seguir mirando la pantalla.

 

 

 

 

 

 

Todas la imágenes de la nota fueron cedidas gentilmente por Iván. En la foto de portada se encuentra un Pitiayumi. La última foto corresponde a una Catita chirirí.

Ver articulo completo en : www.nadienosinvito.com.ar

Trending