Pese al difícil momento económico que vive el país, la cooperativa de Monte Castro La Ciudad, que desde hace 17 años produce los quesos Séptimo Varón, abrió su quinto local de venta al público. “En vez de ver en dónde podemos recortar, tratamos de ver por dónde podemos crecer”, asegura Federica Chab, uno de los 29 socios de la cooperativa.

 

Hablar de Séptimo Varón es hablar de la voluntad de sus trabajadores. Esos que en 2002, luego de que la histórica fábrica de muzzarela de Monte Castro quebrara, adeudando sueldos y aportes, decidieron rechazar el subsidio por desempleo y crear una cooperativa para defender sus puestos de trabajo.

 

Así nació La Ciudad, cooperativa que no sólo permitió recuperar la fábrica de muzarella más antigua de la Ciudad, sino también emprender otro modo de producción y organización, basado en los valores de la economía social y solidaria. “Producimos muzzarella y tenemos productos de otras cooperativas con la idea de tener precios justos para las personas que se acercan, porque no queremos maximizar nuestras ganancias. Queremos generar y sostener fuentes de trabajo, y que vos pagues lo que corresponde por alimentos de calidad”, aseguran.

 

Con esta mentalidad, gracias al esfuerzo y a una administración eficiente, no han parado de crecer. De los seis trabajadores que eran en un comienzo, hoy en día son 29 socios, entre quienes trabajan en la fábrica y quienes atienden los locales de venta al público. “Arrancamos un local en la fábrica, que queda en Monte Castro, después otro en Monte Castro, otro en Floresta, otro en Devoto y ahora el quinto en Villa del Parque”, enumera Federico Chab, integrante de la cooperativa, quien remarca que la lógica es mantenerse siempre dentro de la zona, por una cuestión logística y de anclaje territorial.

 

 

 

 

NNI: En 2018 y 2019, en un contexto sumamente adverso económicamente, ustedes abrieron dos locales. ¿Cuál es la clave?

Federico: Frente a la crisis, nuestra apuesta es intentar hacer una salida anticrisis. Expandirnos y tener la posibilidad de tener más volumen de mercadería, más movimiento, conseguir más clientes. En vez de ver en dónde podemos recortar, al contrario, intentamos ver por dónde podemos crecer.

 

NNI: ¿Cuánto de esta actitud está relacionada con ser cooperativa?

Federico: Bastante. Casi todos los que estamos acá adentro tenemos ese espíritu y esa mentalidad de ver cómo se puede mejorar y tirar para adelante. Sabemos que lo que construimos es de todos. Si nos va bien, nos va bien a todos; no es que le va bien al dueño y los demás estamos igual. Por eso tenemos la cabeza abierta a buscar nuevas salidas y nuevas oportunidades de seguir creciendo

NNI: ¿Qué lugar le dan al barrio en todo esto?

Federico: Mucho, porque desde el primer momento el barrio siempre acompañó. Nosotros también tenemos una visión que los que viene a comprar no son solo clientes, se trata de tener un trato especial, saber quién viene, cada tanto hacemos sorteos, festivales para generar un vínculo. Cuando la gente se entera que somos una cooperativa eso es algo valorado, porque sabe que hay un trabajo genuino detrás de eso, la gente te apoya y difunde lo que hacés.

Ver articulo completo en : www.nadienosinvito.com.ar