Desde hace dos años, el Centro Integral de la Mujer Carolina Muzzilli -ubicado en Venancio Flores 3929- brinda de manera gratuita contención, orientación social, asesoramiento legal y patrocinio jurídico a través de un equipo de psicólogas, abogadas y trabajadoras sociales a mujeres que padecen violencia doméstica de parte de sus maridos, parejas, ex parejas u otro familiar. Desde Nadie nos Invitó conversamos con Gladys Calio, integrante del espacio, para conocer cómo continúan desarrollando esta tarea durante la pandemia, y qué problemáticas fueron apareciendo en este contexto de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio.

 

 

 

Escribe: Alejandro Volkind

 

 

“Desde el comienzo del ASPO, el CIM continuó su atención en forma ininterrumpida dentro del mismo horario de 10 a 17:00hs. modificando la modalidad de presencial a remota. Las consultantes se comunican a través de llamadas telefónicas o vía Watsap», aclara Galdys.

 

«Reciben la misma atención, contención, orientación y asesoramiento que en la modalidad presencial. Además, continuamos brindando las mismas prestaciones como, tratamiento individual, tratamiento grupal, asesoramiento legal, patrocinio, asesoramiento y seguimiento social. Para algunas de estas prestaciones, siempre que la situación no implique riesgo para la consultante, recurrimos a la plataforma zoom”.

 

 

 

 

 

 

 

 

NNI: ¿Qué problemáticas aparecen en quienes se contactan? ¿Hay situaciones nuevas generadas por la pandemia?

 

GC: Múltiples y de todo orden son las problemáticas que padecen las mujeres que están atravesadas por la violencia de género: cuestiones legales, habitacionales, emocionales y sobre todo económicas. Desde ya que, con la situación de pandemia surgieron situaciones (no sé si nuevas, pero sí de más riesgo) pues se agravó la exposición y vulnerabilidad en que se encuentran estas mujeres, quienes pasan a compartir tiempo completo con el agresor. Esto las compromete a un riesgo mayor.

 

Además, varias y muy complejas son las nuevas situaciones generadas en el marco del aislamiento: la pérdida o suspensión del trabajo de las mujeres, quienes en su mayoría tienen hijos y ellas son único sostén. Algunos niños estaban con el padre-agresor cuando comenzó el aislamiento y fue el argumento empleado para no querer reintegrar el niño a su madre en tiempo y forma.

Mayor dificultad para buscar ayuda, por estar más controladas.

 

 

NNI: ¿Con qué herramientas cuentan, y cuenta la Comuna 10 en general, para acompañar a aquellas mujeres que están sufriendo violencia de género?

 

GC: Nuestro CIM trabaja con un equipo interdisciplinario integrado por profesionales psicólogas, trabajadora social, abogada, psicóloga social y administrativa, todas con capacitaciones en la temática, debido a que la población que acude a nuestro Centro, por su vulnerabilidad necesita sentirse escuchada y comprendida desde el momento que es atendida en el teléfono.

 

En el marco del ASPO, debimos incrementar ampliamente los recursos en el área social. La información a través de las redes fueron una herramienta fundamental para este difícil momento.

 

A diario estamos informando a cerca de las distintas posibilidades que tienen para comunicarse y pedir ayuda las 24 hs.: línea 144, 137, 911, OVD, Ministerio Público Fiscal, etc.

 

Informamos respecto al derecho que tienen a transitar sin el permiso (aún con sus hijos) si van a denunciar situaciones de violencia.

Informamos cómo denunciar por correo electrónico.

Brindamos información referida a las prórrogas de las medidas cautelares en forma automática, sin tener que gestionar ningún trámite.

También cómo inscribirse en el Programa de Ciudadanía Porteña.

Dónde consultar por subsidio habitacional,

Cómo gestionar en forma virtual el IFE.

 

Direcciones donde pueden dirigirse para Viandas Solidarias y Ollas Populares, etc. para lo cual, articulamos con los distintos organismos de la Comuna 10 como el CAJ; intercambiamos con la coordinación y profesionales de la Defensoría 10; con el Cesac 36 quienes brindaron información sobre cronogramas de atención para vacunación y entrega de medicamentos; con el Htal. Vélez Sarsfield articulando con profesionales sobre hijos de consultantes que estaban en tratamiento.

 

 

 

NNI: El CIM está acaba de cumplir dos años en la Comuna, ¿Qué balance hacen de la tarea desarrollada durante este tiempo?

 

GC: Sí, recientemente cumplimos dos años que comenzamos con esta tarea en la Comuna 10. Podríamos concluir considerando el momento que estamos transitando, que la violencia hacia las mujeres tiene mucho en común con una pandemia, ya que se mete en los hogares, en todo el mundo, y arrasa con crueldad. Y lo que es peor, es más difícil de combatir. Pero es importante destacar que las mujeres hoy, se van animando cada vez más a pedir ayuda para poner fin a este padecimiento y darse la oportunidad de acceder a vivir una vida digna.

Ver articulo completo en : www.nadienosinvito.com.ar