Connect with us

Comuna 11

Polémica por el traslado de una escuela de Belgrano a un predio de la Villa 31

Published

on

Unas semanas atrás la comunidad de familias de una escuela porteña se topó con una noticia que sacudió sus rutinas: supieron que el Gobierno porteño proyectaba construir un nuevo edificio para reemplazar el actual. Esto implica una mudanza de Belgrano a Retiro. Se trata del jardín y la escuela primaria Indira Gandhi, ubicada en Costanera Norte, junto a Parque Norte. Para el ciclo lectivo 2023 el nuevo edificio debería estar funcionando a más de 5 kilómetros de distancia, en el Barrio Padre Mugica, la Villa 31 de Retiro.

Fuentes del Ministerio de Educación confirmaron el proyecto para mudar la escuela: se construirá un nuevo edificio en una zona del barrio que todos conocen con el nombre de “Containera”. El terreno está ubicado en el extremo norte de la villa, en una franja de tierra disponible entre la calle Carlos Mugica y la Autopista Illia.

La escuela estará junto a los edificios de viviendas donde, en 2018, se relocalizó a casi 100 familias cuyas casas originales se encontraban en la traza de lo que iba a ser la nueva Illia, un proyecto que finalmente el Gobierno porteño dejó inconcluso.

Se trata del mismo terreno donde, hace un par de meses, hubo una toma protagonizada por familias del barrio. La mayoría eran mujeres vulnerables, víctimas de violencia de género y sin vivienda, y menores de edad. El predio fue desalojado el 30 de septiembre.

Desde Educación aseguraron que el “100% de la matrícula de la escuela Indira Gandhi son estudiantes que viven en el Barrio 31. Y todos los días se trasladan hasta el lugar con micros escolares que pone a disposición el Ministerio”. Actualmente hay casi 180 alumnas y alumnos.

Dijeron además que el predio en donde funciona la escuela actualmente pertenece al Sindicato de Empleados de Comercio. “El contrato de uso se encuentra vencido -afirmaron en Educación-. De todas maneras, no será trasladada hasta tanto no concluya la obra del nuevo edificio”.

Sin embargo, fuentes del sindicato indicaron a este medio que “no tienen ningún contrato con la escuela y que el establecimiento funciona en un terreno lindero”. El gremio es propietario de las tierras en donde funciona Parque Norte desde 1991.

Respecto al nuevo edificio, desde el Ministerio de Educación porteño dijeron que contará con 7 aulas destinadas a jardín de infantes y otras 11 para el nivel primario. “Se sumarán 99 nuevas vacantes: 24 para primaria y 75 para jardín. Los trabajos preliminares para la construcción ya comenzaron y se estima un plazo de obra de 12 meses”, informaron.

Pero las familias no están conformes y no quieren perder su tradicional escuela: “Los chicos y las chicas tienen canchas de fútbol, de básquet, de vóley. Y una huerta. Aquí organizamos fogones y campamentos. Como sucede en muchas otras escuelas públicas, padecemos la falta de mantenimiento edilicio y claro que necesitamos mejorar la infraestructura, pero no queremos perder esta escuela“, le dijo a este medio Paola Rocha, ex alumna y vecina de la Villa 31. Es mamá de una nena que está cursando el sexto grado. Y tiene un hijo que ya egresó de esta misma escuela y actualmente asiste a la secundaria técnica Raggio.

¿No es mejor que la escuela quede cerca de sus casas? “No, porque esta escuela nos garantiza que nuestros hijos e hijas tengan un espacio abierto y verde. Aquí están en contacto con la naturaleza. Cosa que nuestros chicos necesitan y no tienen en el barrio. Por otro lado, queremos que nuestros hijos se muevan, salgan de los límites del barrio y no que queden inmersos sólo en la realidad de la villa. Si perdemos este edificio, nuestros hijos van a perder sus actividades en la huerta y van a pasar 8 horas en una escuela entre medianeras”, manifestó Paola, quien además es presidenta de la cooperadora escolar.

La de ella es una preocupación que atraviesa a muchas familias. La pérdida de la calidad de vida de los chicos y las chicas, quienes habitan en viviendas donde viven  hacinados y en condiciones insalubres. Por otra parte, temen por el efecto que puede tener el hecho de quedar recluidos en los límites del barrio.

“Cuando llega la hora del recreo, los chicos salen y corren -contó una maestra de la escuela Indira Gandhi-. Corren como una forma de expresión, juegan corriendo, disfrutan el aire libre y necesitan ese movimiento físico y de libertad que no tienen en sus barrios”.

Respecto a la cercanía de la escuela con la casa,la maestra explicó que el tema debe ser analizado desde otro punto de vista: “Los chicos de barrios vulnerables necesitan salir para entender que su entorno no es lo único que existe, que hay otra ciudad, otros espacios verdes de calidad. Y que ellos también pueden tener la posibilidad de mejorar, una oportunidad”.

La secretaria de Educación Primaria de UTE, Natali Militi, lamentó la situación que atraviesa la comunidad de la escuela Indira Gandhi: “Por las características de la institución, hay un fuerte sentido de pertenencia, tanto de las familias como de las maestras y los maestros, y también de la dirección. Es una escuela muy querida por todos, también por ex trabajadores, ya jubilados, que nos acompañaron en las manifestaciones y en la visibilización del problema que atraviesa hoy el establecimiento”, dijo la dirigente.

Por otra parte, Militi hizo hincapié en la necesidad de cubrir las vacantes de muchos otros chicos y chicas de las escuelas públicas. “Lo que se necesitan son más escuelas, no reemplazar una por otra. Hoy en territorio porteño hay 20 mil chicos y chicas que no tienen vacantes“, aseguró la dirigente de UTE.

Para los docentes de la escuela, la mudanza de Belgrano a Retiro implica un cambio importante en el lugar de trabajo, pero no lo ven como una preocupación. “Es que los suplentes terminan sus tareas en febrero y luego pueden elegir escuelas. Y los titulares tienen hasta un año para elegir donde continuar sus tareas”, explicó una docente.

En el Ministerio de Educación porteño aclararon que, de manera excepcional, “tendrán la posibilidad de acceder al listado de cargos disponibles en todas las escuelas de la Ciudad. Así podrán elegir otra escuela, antes de que se publique abiertamente para el resto de la comunidad educativa”.

Si bien el nuevo proyecto para la Indira Gandhi prevé un espacio al aire libre, que estará en la terraza y será para usos deportivos y recreativos, es difícil dimensionar el impacto que puede tener en los chicos y las chicas esta mudanza. Podrían ganar en comodidad, al evitar el traslado, pero perder en calidad, al resignar un espacio verde de calidad.

NS

Mirá también

La entrada Polémica por el traslado de una escuela de Belgrano a un predio de la Villa 31 aparece primero en villadelparqueinfo.com.ar.

Leer nota completa en: www.villadelparqueinfo.com.ar

Trending