Connect with us

Comuna 11

Vecinos destacados de nuestra Comuna 11. Hoy, Julio Pardo

Published

on

Julio Pardo es un histórico piloto de más de 50 años de trayectoria que sigue en actividad. Nació un 31 de mayo de 1940, en la ciudad de Bs As. Julio Pardo, es querido, respetado y admirado por todos.

Este oriundo de Villa Devoto es un inquieto y estudioso de la mecánica, un autodidacta que dejó y sigue dejando su sello con las bielas y válvulas que tienen ese toque tan personal, ese que lo hacen ser el elegido de competidores de diferentes partes del país que, carrera a carrera, continúan demandando sus servicios.

Lo jugoso de charlar con Julio, más allá de su inagotable anecdotario, es que cada tanto mete una pausa para tirar una frase que no deja lugar a discusión, como “te digo en pocas palabras porqué sigo corriendo: hago lo que me gusta. Si alguien hace lo que le gusta, nadie tiene derecho a preguntarle si lo hizo con ganas”.

Pardo tiene una rica trayectoria en el mundo del automovilismo. Desde los 14 años empezó a meter mano en los motores en su taller del barrio de Floresta y desde allí no paró de trabajar con autos de carrera. “Empecé a correr en 1966 con un De Carlo en el Anexo “J”. En 1971 salió el Fiat 128, me gustó el auto y a partir de ahí siempre estuve vinculado con la marca. Pude lograr la primera victoria del Fiat Regata en el TN en el Autódromo de Buenos Aires donde corríamos contra equipos oficiales. Era una época muy linda. Cuando salí campeón (1982) nos conocían todos. Se llenaban los autódromos y donde íbamos teníamos el reconocimiento del público”; contó Pardo.

En los inicios del Anexo “J”, el calendario se distribuía entre carreras de pista y de “Gran Premio” que eran las que más disfrutaba. “A mí me gustaba más la ruta, la montaña y el rally. Ir a correr un Gran Premio de más de 1000 kilómetros requería otra preparación y eso me encantaba. En esa época, “Cacho” González Rouco decía: “Julito Pardo es un neto Pistero”, pero si bien yo corría mucho en autódromos, disfrutaba más el rally”, confesó.

“Tengo un gran recuerdo de Julio Pardo, un piloto que siempre anduvo bien con los autos de Turismo Anexo J que él mismo se preparaba. Siempre fue protagonista, muy fuerte y muy veloz. Un piloto bárbaro con el que pude coincidir antes de la pandemia en el autódromo y lo vi muy bien”. Eduardo González Rouco.

Actuación Deportiva:

1967: 2° Gran Premio TAJ, 2° Autódromo BA, 2° Zarate, 4° Alturas de Punilla Cba, 3° 25 de Mayo (De Carlo).
1968: 2° Bahia Blanca, 6° Alturas de Punilla Cba (De Carlo).
1969: 10° Paraná ER (Ren.).
1970: 7° Las Flores (Ren.).
1974: 11° Autódromo BA (F.128).
1975: 4° Gran Premio TN, 8° GP de la Montaña, 8° Vta.Noroeste, 10° Autódromo BA 20 Horas c/O.Furia (IAVA).
1976: 1° Vta.Algodon Chaco, 3°, 5° y 8° Autódromo BA, 9° Las Flores (IAVA).
1977: 3° El Zonda SJ, 3° y 5° Autódromo BA, 4° Gral.San Martin de Mza, 6° Autódromo BA 12 Horas c/J.Volpe, 8° Allen RN (IAVA).
1978: 1°, 3° y 5° Autódromo BA,  1º Tandil,  2° Cabalén Cba, 3° El Zonda SJ, 4° Bahia Blanca, 5° Autódromo BA 24 Horas c/J.Volpe, 9° Allen RN, 9º Las Flores (IAVA).
1979: 1° Autódromo BA, 2° Rally Gran Premio, 2° Balcarce, 2° y 4° San Juan, 3° Vta.Noroeste, 3° Las Parejas SF, 7° Rally Chaco. Argentino TN Clase B (IAVA).
1980: 2° La Rioja, 2° Sta.Rosa LP, 4° Autódromo BA, 4° El Zonda SJ, 4° Allen RN, 5° Potrero de los Funes SL, 6° Rally Villa C.Paz Cba, 13° Cabalén Cba. Subampeón Argentino T.Pista Clase B (IAVA).
1981: 2° Las Flores 300km c/O.Sivori (Mitsubishi), 4° Autódromo BA 4 Horas c/G.Der Ohanessian (F.128 CLI).
1982: 1° (2 veces) y 4° Autódromo BA, 1° Cabalén Cba, 1° El Pinar ROU, 1° Allen RN (F.128 SE). Campeón Argentino T.Pista Clase 5 c/G.Der Ohanessian.
1983: 11° Gral.Roca RN, 12º Autódromo BA TC2000).
1987: 11° Autódromo BA, 12° Cabalén Cba (Regatta) (TN).
1988: 8° Trelew Chubut, 10° y 11° Autódromo BA (Regatta) (TN).
1990: 10° A.Romana B.Blanca, 11° Allen RN, 12° Pigué (Regatta) (TN).
1991: 9º Las Flores, 12° C.Rivadavia, 15º Cabalén Cba (TC2000).
1992: 5º Gral.Roca RN, 10° Oberá M, 11° Tucuman, 13° Gral.San Martin de Mza (TC2000).
1993: 9º Oberá Misiones, 12º Paranà ER, 14º Concordia ER, 17º Rafaela SF (TC2000).

Su aporte a la mecánica

Todo lo hizo solo y apenas teniendo sexto grado. “Yo siempre digo que primero nació el hombre y después el libro. Siempre me interesó estudiar las piezas para entender su función y cómo trabajan, porque alguien las hizo de tal modo por algo. Armaba y desarmaba pistones, revisaba las bielas, así estaba día y noche”. Claro que sus hijos han colaborado estando siempre a su lado. También se lo escucha decir que “El automovilismo es una pasión, no es un deporte”.

Párrafo aparte para su aporte a la mecánica. Hizo y hace amortiguadores con su sello, también escapes, como el famoso sistema de escape progresivo que diseñó hace 40 años. Hizo su contribución al diferencial autoblocante y llegó a enviar sus piezas hasta Brasil, Uruguay y Chile, países de donde “es el día de hoy que me llaman para saludarme porque saben que sigo corriendo, hay levas y amortiguadores míos por todos lados”.

Logró varios avances en reglamentos, como el reemplazo de neumáticos de calle por los lisos y anchos de competición, una homologación que peleó por cuestiones de seguridad: “Andábamos a 200 km/h con gomas que estaban preparadas para no más de 140 km/h”. Durante su presidencia de APAT (Asociación de Pilotos de Automóviles de Turismo), se delineó el reglamento. Gracias a él, la categoría pasó de llamarse Turismo Pista a Turismo Nacional porque logró que trascienda los límites de la provincia. Sus virtudes de motorista y piloto le han valido el reconocimiento de personajes de la talla del “Flaco” Juan María Traverso, “Yoyo” Maldonado”, Mario Gayraud, y del periodismo.

Su día arranca delineando el listado de piezas a armar/reparar y a dedicarse a disfrutar de su espacio, entre el torno, la morsa y las herramientas. “Me levanto y me pongo a trabajar”, cuenta. Y claro, también está atento al teléfono porque lo llaman para pedirle consejos y enseña a regular las válvulas a distancia.

Hoy dice presente en cada fecha mensual de la categoría y no se pierde ninguna. “Cuido el auto como si fuera el de calle (tiene un Fiat Cronos), sé lo que le duele y cómo cuidarlo”, señala. Asiste con uno o dos colaboradores, pero solo él se encargada de meter mano. Cuenta –sonrisa mediante- que en el Mouras de La Plata y con viento de cola llega a 200 km/h. Uno de sus lugares en el mundo es el circuito 9 del Autódromo Oscar y Juan Gálvez de la Ciudad de Buenos Aires.

Anécdotas, mil, como la vez que un Gran Premio de Chaco se pasó unos 50 kilómetros de la hoja de ruta, o que su cara fue motivo de figuritas “Pelota”, de las redondas de cartón que se usaban para intercambiar y jugar. También recuerda momentos difíciles, como cuando se apunó corriendo en las alturas de Bolivia, o cuando volcó en un Gran Premio que venía ganando “por afano”.

Luego de tirar máximas como “querer es poder” o “el triunfo es el premio del trabajo”, dice que si volviera a nacer haría lo mismo y que no se arrepiente de nada.

Tiene 6 hijos, 14 nietos y 3 bisnietos. Dice no sentir la edad y su gran patrimonio -más allá de los logros deportivos- es sentirse valorado y respetado. Por todo esto, el legendario Pardo es el gran amigo del automovilismo.

La entrada Vecinos destacados de nuestra Comuna 11. Hoy, Julio Pardo aparece primero en villadelparqueinfo.com.ar.

Leer nota completa en: www.villadelparqueinfo.com.ar

Trending