Los jueves y sábados se realiza Bingo Pandemia, una experiencia lúdica, teatral y participativa donde el bolillero es la excusa para juntarse a través de Zoom y compartir un momento de diversión. Desde el garaje, Lucio y Maivan, vecinos de Villa Urquiza, son los anfitriones del encuentro virtual que se realiza desde abril, pocos días después de que se decretará la cuarentena obligatoria, y ya llevan más de 20 ediciones logrando conectar a más de 1500 personas cada semana. Para disfrutar de la experiencia, se debe entrar en www.bingopandemia.com y solicitar el cartón para jugar jueves y/o sábado. La entrada es libre y gratuita, solo se necesita tener ganas de divertirse.

En el marco de los encuentros virtuales que nos está proponiendo este 2020 a nivel mundial, Bingo Pandemia es una opción que permite compartir un momento lúdico con personas de distintas partes del mundo. La propuesta empezó siendo un juego de dos amigos que están pasando juntos la cuarentena, pero en poco tiempo ya había lista de espera para participar.

«No se trata de una app sino de una suerte de evento, de happening. Nos conectamos vía Zoom y la idea es pasarla bien. El bingo es una excusa para poder jugar y entretenernos, en donde el público siempre se prende y redobla cualquier apuesta. Por ejemplo, una vez propusimos que el que quisiera se disfrazara y esa noche aparecieron producciones increíbles. El último sábado fue temática circense y de las mil personas conectadas, más de la mitad estaban vestidas para la ocasión», puntualizó Maivan.

Y también afirmó que «Nos pone feliz ver cómo quizá los más chicos dejan la Play un rato, se suman a los padres y madres en un momento de conexión, incluso si viven lejos. Nos pasó con una familia que vivía en Neuquén, pero tenían amigos en Alemania y los sumaron, y de golpe pudieron compartir una actividad a pesar de la distancia».

Con ritmo de tv, con aires de radio, juegos de streaming, sketch de humor, se lanza la propuesta que transformó al público en protagonista y luego en comunidad. Los participantes comparten cómo van viviendo la experiencia desde sus casas disparando la imaginación: maquillándose, trabajando la consigna del día con creatividad, invitando a sus amigos y familiares, comentando en vivo en el chat del zoom y yendo a la Fiesta Ponch los sábados a la madrugada.

La consigna se comunica en redes cada semana. Noche circense, noche de gala, navidad, sombrero, mascotas, el amuleto de la cuarentena, cepillo de dientes, anteojos, son algunas de las consignas que sirven como disparadores para que los participantes compartan toda su creatividad entre ellos.

Ver articulo completo en : www.donadoholmberg.com.ar.com.ar