Los monopatines eléctricos se ven circulando cada vez al ritmo de las bicicletas en las ciclovías porteñas, especialmente en barrios como Palermo y Belgrano. Hasta ahora, hay dos empresas —Grin, asociada con Rappi, y Movo, de Cabify— que ofrecen el servicio de alquiler. Pero en las próximas semanas se sumarán más: Lime, una firma en la que invirtieron Uber y Google, ya tiene fecha confirmada de inicio de sus operaciones para el 24 de septiembre. Y luego vendrían Bird y Kadabra, que ya presentaron sus propuestas a la secretaría de Transporte de la ciudad.

Está previsto que estas cinco empresas participen de una “prueba piloto” de monopatines eléctricos compartidos a fines de septiembre. “A diferencia del sistema EcoBici, se tratará de un servicio prestado por empresas privadas en el que el Gobierno de la Ciudad solo se encargará de regular y controlar”, señalaron desde la secretaría de Transporte.

Ahora, las empresas tiene convenios particulares con locales comerciales que les facilitan un espacio para estacionar sus vehículos en la vía pública. Pero la idea es que a partir de la prueba piloto cuenten con lugares propios de estacionamiento, como sucede con las bicicletas EcoBici, del Gobierno porteño (aunque la diferencia es que el uso de los monopatines no será gratuito).

Se trata de un mercado en plena maduración que mueve unos $2 millones por mes

Consultadas por este medio, las empresas Grin (que está en Belgrano, Palermo y Recoleta) y Movo (en Retiro, Microcentro y Puerto Madero) se negaron a dar información sobre la cantidad de monopatines eléctricos de alquiler que actualmente están circulando en la ciudad. Desde Movo solo aseguraron que esperan un crecimiento de doble dígito durante este año.

De todas formas, según el parque disponible, se puede estimar que este mercado en plena maduración mueve unos $2 millones por mes.

La proyección del Gobierno de la Ciudad es que en los próximos tres meses podría llegarse a un máximo de 4.000 monopatines eléctricos de alquiler, pero en realidad es un tope que se pone por ahora, según la regulación vigente. Luego, esa cifra puede ser revisada. Cada empresa, para arrancar en la prueba piloto, tiene que ofrecer un mínimo de 250 monopatines.

Los precios para alquilar los vehículos son de $15 por el desbloqueo (que se hace a través de una app) y $8 el minuto. Por lo tanto, un viaje de 15 minutos tiene un costo de $135. Si bien no es una tarifa accesible comparada con otros medios públicos de transporte, desde las empresas aseguran que el tiempo medio de uso suele ser de 10 minutos y que las personas que optan por este sistema lo hacen para viajar de una forma -más rápida para trayectos cortos- y no por un ahorro en transporte.

Desde Movo aseguran que su público son oficinistas, estudiantes y turistas que usan este sistema para distancias cortas, por eso se le llama sistema de “micromovilidad” o de última milla.

Su público son oficinistas, estudiantes y turistas que usan este sistema para distancias cortas, por eso se le llama sistema de “micromovilidad” o de última milla

“Si querés hacer una distancia larga, comparado con el transporte público no es barato. Pero el servicio está apuntado a un segmento social alto, con barrios como Palermo, Recoleta, Retiro, microcentro y Puerto Madero. Apuntan a zonas muy peatonalizadas”, destacó Rafael Skiadaressis, técnico superior en la Coordinación de Transporte y Telecomunicaciones de la Defensoría del Pueblo de la ciudad de Buenos Aires.

“Por ahora no es un negocio sustentable. Es un sistema que crece por la forma de competencia; se genera sobreoferta y muchas compañías van a pérdida para ganar mercado”, agregó.

El especialista destacó que el sistema, como alternativa al uso del automóvil es positivo, pero que tiene algunas debilidades como la tasa de accidentes (que es un poco más alta que la de las bicicletas, aunque todos los estudios sobre el tema son muy recientes) y los posibles robos, aunque se debe esperar que el sistema evolucione para obtener las primeras conclusiones.

Felipe Daud, director de relaciones gubernamentales de Lime para Sudamérica, confirmó que empezarán a operar en la Ciudad de Buenos Aires en septiembre. La empresa —que ya funciona en Uruguay, Chile, Brasil y Colombia— aun no fijó cuál será su tarifa pero estiman que deberán adaptar su precio a la situación económica local. Para tener referencias, en Montevideo, donde la empresa ofrece el mismo sistema, cuesta unos $20 el desbloqueo y $6 el minuto de uso. La compañía prevé brindar a los usuarios un curso para aprender a usar el vehículo.

En Montevideo el servicio opera con valores equivalentes a $20 el desbloqueo y $6 el minuto de uso

Según Daud, la Ciudad de Buenos Aires tiene un interesante potencial de crecimiento, porque ya existen una infraestructura de ciclovías, el terreno es plano y tiene características similares a ciudades como Santiago de Chile, donde el sistema se adaptó muy bien y llegó a un millón de viajes realizados en 8 meses, la cifra más alta para una ciudad latinoamericana.

Hasta ahora, en Buenos Aires, en Grin, la empresa que arrancó en mayo de este año, contabilizan más de 100.000 viajes y 120.000 kilómetros recorridos.

En mayo de este año, el Gobierno porteño reguló por ley el uso de monopatines eléctricos de alquiler y particulares. Entre otras cuestiones, se estableció que las empresas deben concientizar a sus usuarios sobre seguridad vial: uso de casco, dar prioridad a los peatones, prohibición de circular en aceras, edad mínima de 16 años, límite de velocidad de 20 km. por hora, una sola persona en cada monopatín y cómo se debe estacionar, entre otras cuestiones.

Seguí leyendo:

El FMI estudia pedir un acuerdo político entre Mauricio Macri y Alberto Fernández para ejecutar su desembolso de 5.400 millones de dólares

La operación con bonos en dólares quedó restringida por la aplicación de la normativa de la CNV

Ver articulo completo en : www.donadoholmberg.com.ar.com.ar