La vida nocturna de la Ciudad de Buenos Aires quedó virtualmente paralizada por el coronavirus. Y este viernes dos boliches fueron clausurados porque abrieron a pesar de la prohibición impuesta por decreto por el Gobierno porteño. Se trata de Ivanoff, en Flores, y del bar Carnal, donde había más de las 200 personas permitidas.

La Agencia Gubernamental de Control y el Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad realizaron más de cien inspecciones junto con la Policía de la Ciudad y el Ministerio Publico Fiscal porteño. Recorrieron locales nocturnos y boliches bailables en los barrios de Constitución, Palermo y Flores para verificar el cumplimiento del Decreto 140/2020, relacionado a la pandemia del coronavirus (COVID-19).

Ver articulo completo en : www.donadoholmberg.com.ar.com.ar