El Ministerio de Salud informó que el porcentaje de positividad en los test realizados en el barrio Mugica trepa al 60%, y enfatizó en la necesidad de «trabajar en la detección precoz» del virus. 

El balance se da a conocer después de tres jornadas en las que se llevó a cabo el operativo Detectar en la Villa 31 de Retiro , de manera conjunta entre Ciudad y Nación. 

Se hicieron 2.085 hisopados y 1.249 confirmaron la presencia de la enfermedad. Las pruebas se llevaron adelante también en otros cuatro barrios vulnerables de la Ciudad.

En tanto, en el barrio Padre Ricciardelli (la villa 1.11.14) el 43.7% de los hisopados fueron positivos. En total, son 544 contagiados de los 1.244 que fueron testeados. Se hicieron 4.129 hisopados también en las villas 20, 21.21 y 15 (Ciudad Oculta) desde el 6 de mayo y 2.026 se confirmaron positivos. Se trata del 48%.

Las villas de la Ciudad representan hasta este viernes el 39.5% del total de personas contagiadas y la búsqueda puerta a puerta es parte de la explicación. Sin embargo, las autoridades tienen claro que la circulación viral se incrementó en el resto del territorio porteño, en donde los infectados diarios están en el orden de los 400. Hubo un leve descenso el martes, con 293 contagios aunque el número volvió a crecer el miércoles a 383 y el jueves, a 409.

El Gobierno porteño sostienen que, aunque seguirá habiendo contagiosidad en los barrios vulnerables, el crecimiento de casos se estabilizó. Para continuar con la búsqueda en barrios vulnerables, instaló, más allá del operativo Detectar, postas febriles. También desplegó personal que hace rastreos en las villas a las que no llegó el Detectar.

Los casos además subieron en la villa La Carbonilla, de La Paternal. Los funcionarios explicaron que allí también se inició una búsqueda activa y agregaron que como en otros barrios donde no hay puestos directos se traslada a las personas con síntomas a las unidades febriles de los hospitales Tornú, Durán y Álvarez.

Ver articulo completo en : www.donadoholmberg.com.ar.com.ar