Connect with us

Comuna 12

El primer senegalés en debutar en la primera del fútbol argentino vive en Villa Urquiza

Published

on

No sabía ni una palabra de español. Habla francés y («un poquito») inglés. Nunca leyó un libro y no necesitó estudiar con un profesor. «Si uno no sabe, hay que preguntar. Soy curioso, me gusta preguntar», asume, como si fuera una bofetada a la pedagogía. En un puñado de meses se convirtió en un argentino por adopción. Escucha y repite: viejo, chabón, ponele, posta, buena onda… Una suerte de lunfardo moderno. Ousmane N´dong tiene 21 años, mide 1,92m, es un zaguero bravío de Lanús, capitán de la reserva campeona y uno de los preferidos de Luis Zubeldía. Técnica, cabeza levantada, despliegue, potencia física y un decente juego aéreo. Hoy vive en un departamento de nuestro querido barrio de Villa Urquiza.

Nació en Senegal, más precisamente en Dakar, aunque la pasión por las desventuras de la velocidad no le interesan. Desde pequeño, ama a la Argentina. Y hasta derramó un par de lágrimas por Leo Messi. «Lo único que conocía de la Argentina era el fútbol. No conocía ni el asado. Siempre veía los partidos de la selección en la Copa América o el Mundial. Yo me sentía un argentino en Senegal, posta. El día que la Argentina quedó eliminada en los Estados Unidos y Messi lloraba, yo no cené en mi casa. No se lo dije a nadie, pero me puse a llorar también. Estaba mal, como si fuera argentino, por el amor que le tengo a Messi», cuenta el joven que aprende todo rápido.

En Argentina, su nombre comenzó a retumbar cuando la prensa comprendió que su llegada implicaba un hito histórico para el fútbol local porque sería el primer futbolista nacido en Senegal en formar parte de un club de Primera División. Con su arribo a la institución, el Grana tuvo el privilegio de marcar un antes y un después. La idea de venir a Lanús surgió a través de su representante, que es argentino. Él le sugirió este club. Antes, estuvo nueve meses en Francia evaluando dónde era conveniente continuar su carrera. Al llegar al país, vivió unos días con su representante hasta que logró adaptarse a la vida en Argentina. Luego se mudó a Villa Urquiza, donde reside actualmente.

En Senegal, N’Dong  debutó en primera a los 16 años, pero su fútbol nació en la calle. “Cuando era chico jugaba en la puerta de mi casa, en Dakar. Antes de ser profesional también jugué por plata pero apostando en las calles de tierra. Recuerdo que lo primero que me compré cuando gané fueron botines”, confiesa. Con el ejemplo de  los inicios queda claro, pero el defensor igual hace énfasis en que la vida en África es similar a la de Sudamérica. “No es como todos se lo imaginan, las diferencias son pocas. Al igual que en Argentina, hay personas que tienen un buen pasar y otras que no”, aclara.

Su debut en la primera división del fútbol argentino no fue el soñado, ya que su equipo Lanús perdió por 4 a 2 contra Newell’s. Pero de todas maneras quedará en los libros del fútbol argentino: el defensor de Lanús se convirtió en el primer futbolista senegalés en jugar en la Primera División del fútbol argentino. 

Es amigo de Sadio Mané, el crack mundial. Solían reunirse en su casa, cuando el delantero de Liverpool ni aspiraba a ser famoso y tiraba gambetas en Generation Foot. Ousmane es conocido de uno de sus primos. «Es un personaje, no le importa el lujo, no le importa nada. Le gusta estar con su familia y sus amigos. Le gusta charlar, cagarse de risa. No le gusta la cerveza ni la joda ni siquiera ir a bailar. Él sabe que yo estoy acá, incluso en mi país hablan todos los días de mí en los medios. En Senegal hablan de Lanús», se sorprende.

La realidad de los senegaleses en Argentina ronda en el mismo sentido, por eso, el zaguero está interesado en ayudar a las comunidades afro que, como él, llegaron al país en busca de oportunidades. Resalta que muchos han venido en busca de trabajo y son maltratados tanto por las autoridades como por las personas de a pie. “Yo tuve la suerte de que siempre me trataran bien. Siento orgullo de representar a mi país. Muchos senegaleses que viven en Argentina me mandan mensajes por redes, me hace sentir bien tenerlos cerca”.

Por una lesión en la rodilla, volvió a la Reserva, donde lentamente continúa su proceso de recuperación con ansias de regresar a la Primera. Tras el cierre de 2021, N’Dong viajó a África para reencontrarse con su familia después de la distancia que produjo la pandemia. Año nuevo, esperanzas nuevas:  “Un sueño pendiente es jugar en la Selección de Senegal”.

Ver articulo completo en : www.donadoholmberg.com.ar.com.ar

Trending