Connect with us

Comuna 12

Hablando de Agricultura Urbana

Published

on

Ya sea por tener una mayor disponibilidad de tiempo ocioso, por cuidar el bolsillo ante la inflación o alimentarse más sano, lo cierto es que la pandemia por el COVID-19 está provocando algunos cambios en los hábitos de los consumidores porteños y de otros centros urbanos del país.

Algunos se lo toman como  un reto, y nos damos cuenta que de ahí nace una jardinería inusual con jardineros inusuales en lugares inusuales. Hoy en día se da con jóvenes, y “amas de casa” creativos, con conciencia, que no corresponden al prejuicio de las asignaciones clásicas. Sino que lo ven y lo hacen posible.

Se denomina agricultura urbana a las prácticas agrícolas que se desarrollan en las ciudades o muy cerca de ellas. Por lo tanto se trata de una agricultura a escala reducida, ya que en los entornos urbanos no existe la misma disponibilidad de tierra que en las zonas rurales.

La agricultura urbana suele desarrollarse en los techos de las construcciones, en las paredes de las casas y en los balcones y las terrazas de los edificios. También se puede cultivar en espacios públicos como puentes y calles.

Vista desde una perspectiva global, la agricultura urbana constituye un componente del sistema de casi todos los espacios urbanos. Esto se advierte en el cultivo comercial de alimentos en los alrededores de las ciudades, que sirve en primer lugar para abastecer a sus habitantes de alimentos básicos suficientes. 

Desde el punto de vista ambiental la agricultura en la ciudad incrementa la recuperación y la conservación de las áreas verdes.

Lo habitual es que la agricultura urbana esté destinada a la obtención de alimentos frescos. Al tener acceso inmediato a cultivos, quienes viven en las ciudades incrementan su seguridad alimentaria, ya que no dependen solo de las materias primas que llegan desde los campos.

Otro beneficio que aporta la agricultura urbana es que reduce el uso de energía y, por lo tanto, contribuye a minimizar la contaminación. Al no tener que trasladar los alimentos desde otras zonas, no se movilizan vehículos contaminantes con la carga correspondiente.

La creación de puestos de trabajo (cuando los pequeños productores pueden comercializar su producción), la obtención de alimentos sin el uso de agroquímicos y la posibilidad de reciclar ciertos residuos también están entre las ventajas que puede ofrecer la agricultura urbana, que incluso ayuda a las ciudades a enfrentar el cambio climático.

Además de todas las ventajas indicadas, no podemos pasar por alto otras que, de igual modo, se consideran que trae consigo la citada agricultura urbana que nos ocupa:

-Contribuye a “enverdecer” las ciudades, haciendo, por tanto, que en esas existan más pulmones verdes.

-Consigue que no solo las familias sino los vecinos y las distintas comunidades se unan y trabajen en equipo para llevar a cabo sus huertos urbanos.

-Se considera que mejora la calidad del suelo.

Ver articulo completo en : www.donadoholmberg.com.ar.com.ar

Trending