Pocos lugares de la Ciudad concentran tanta historia como el complejo Histórico Cultural “Manzana de las Luces”. Delimitada por las calles Perú, Moreno, Bolívar y Adolfo Alsina, la manzana fue escenario de tantos usos como historias posibles en los últimos 300 años. Ahora está deteriorada, padece años de malos tratos en los que se dejó de lado el mantenimiento. Y está en marcha un plan de restauración.

Fueron jesuitas los primeros en ocuparla. Se establecieron para el 1675. Construyeron residencias, una iglesia -una versión de adobe ubicada en el mismo lugar donde hoy se encuentra San Ignacio de Loyola, en Bolívar y Adolfo Alsina- y un colegio, en donde hoy funciona el Nacional Buenos Aires​. También instalaron la primera farmacia de la Ciudad y una procuraduría en la que almacenaban, entre otras cosas, la yerba que se cultivaba en Misiones. ¿Y los túneles? Aunque se los da por “jesuíticos”, no está documentado que lo sean.

Ver articulo completo en : www.donadoholmberg.com.ar.com.ar