La Sedronar y diferentes organizaciones de la sociedad civil reconvirtieron y reforzaron sus canales de orientación, contención, acompañamiento y atención a personas usuarias de drogas, atendiendo a que el “cambio de contexto” que representa el aislamiento social preventivo y obligatorio por el Covid-19 puede incidir en el consumo problemático.

“El consumo forma parte de la vida, pero el exceso es un problema y el aislamiento puede empeorarlo, por eso les pedimos a los que vienen atravesando situaciones de consumo problemático que no se queden solos”, dijo a Télam la titular de la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar), Gabriela Torres.

Gabriela Torres, titular de la Sedronar.

 La funcionaria explicó que, más allá de las cantidades, “lo importante es qué se deposita en eso que consumo”, porque “si creo que me salva de la cuarentena, estamos en un problema y ahí les pedimos que nos llamen”. “Es importante mantenerse en contacto con otros por el medio que sea, pero también recordar que el aislamiento físico es temporal y es ‘preventivo’ porque nos estamos cuidando entre todos”, agregó

Torres explicó que el organismo puso en marcha “un plan de contingencia para servicios esenciales” a través de tres circuitos: la línea 141, los Centro de Orientación en Adicciones (Cedecor), y los dispositivos residenciales y comunitarios. La línea 141 de orientación y acompañamiento se reforzó para seguir funcionando 24/7, desde cualquier punto del país, de manera anónima y gratuita.

“Cuando llaman al 141 les ofrecemos que dejen su teléfono para que los puedan contactar psicólogos del Cedecor y hacerle un seguimiento, porque hay algo de la compulsión del consumo que la ayuda profesional permite desarmar”, dijo esta licenciada en trabajo social.

Respecto a los llamados recibidos durante la cuarentena, aseguró que la “cantidad se mantiene estable, pero más del 70% de las consultas están vinculadas con el coronavirus”.

En tanto, las Comunidades Terapéuticas siguen funcionando y las casas de atención y acompañamiento comunitario se mantienen con guardias para el tratamiento remoto de las personas que allí concurrían y se les brinda una prestación alimentaria.

Por su parte, la coordinadora del área de intervención de la Asociación Civil Intercambios, Jorgelina Di Iorio, aseguró que la cuarentena obligatoria “genera condiciones para la aparición de algunos problemas con el consumo” porque su sentido o efectos “siempre están asociados al contexto” y el actual está caracterizado por “la incertidumbre, los permanentes cambios y la creencia que el aislamiento físico implica distanciamiento social”

“El aislamiento genera irritabilidad, ansiedad, quita ganas de hacer cosas, pero algunos tenemos más herramientas para enfrentarlo: el desafío ahí es pensar cómo generamos vínculos que nos permitan sobrellevarlo”, dijo a Télam esa doctora en Psicología.

Di Iorio apuntó “al modo muy desigual que se materializa el aislamiento físico” en función de las condiciones de vida y los recursos con los que las personas afrontan una medida general y universal, como es la cuarentena obligatoria y su engañosa uniformización.

“Por un lado, aquellos que están en tratamiento (ambulatorio) porque están en una situación de consumo problemático o vienen con situaciones complejas previas: allí es importante garantizar el tratamiento y la medicación”, explicó.

“En segundo lugar, están los que no estaban consumiendo pero que este contexto puede dar lugar a que aparezca el consumo o con más intensidad”, dijo.

En tercer término mencionó a “quienes venían teniendo un consumo regular recreativo, mediado por prácticas sociales, que ahora lo hacen en aislamiento”, y entonces allí el desafío es “cómo desarrollar prácticas de (auto)cuidado” que reemplacen al cuidado colectivo porque además “pueden darse situaciones ‘de mal viaje’, es decir, que con una sustancia que te pegaba bien, en este contexto termines pasándola mal”

Por último, Di Iorio llamó la atención sobre aquellos usuarios sociales de sustancias psicoactivos que están retardando consumo por el aislamiento social preventivo y obligatorio.

“Ya tenemos que estar pensando en cómo volvemos (de la cuarentena) porque estamos escuchando a los usuarios anticipar que van a ‘dársela en la pera’ como festejo cuando salgamos (de la cuarentena)”, contó.

Respecto al funcionamiento en tiempos de cuarentena obligatoria, Di Iorio explicó que se está implementando en modalidad virtual el Centro de Escucha del programa “No te sientas zarpado”, un dispositivo de abordaje del uso problemático de drogas con adolescentes en situación de vulnerabilidad social en el ámbito escolar.

En tanto, la Oficina de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos sugirió la “celebración de reuniones virtuales de formato y dinámica tradicional.

Ver articulo completo en : www.donadoholmberg.com.ar.com.ar