La Legislatura porteña aprobó ayer una serie de normativas que buscan regular los alquileres temporarios en la Ciudad de Buenos Aires. Desde el sector aseguran que se trata de nuevas “trabas” y que de esta forma sólo se “desalienta” el uso de esta práctica, que en los últimos años ha ganado protagonismo por la baja rentabilidad que se obtiene con un alquiler convencional.

La iniciativa que consiguió el voto positivo de 41 diputados viene a endurecer una ley ya existente desde 2013 en lo que respecta a quiénes deben estar inscriptos en el “Registro de Propiedades de Alquileres Temporarios Turísticos de la Ciudad de Buenos Aires”.

Es que hasta ahora la ley obliga a registrar a los propietarios que tienen más de tres propiedades bajo este sistema de alquiler. “Lo que proponemos es que todos estén registrados, incluso cuando sea un cuarto dentro de una casa”, explicó el diputado Gonzalo Straface, de Vamos Juntos.

A partir del 1 de diciembre de 2020 los propietarios tendrán que informar a los consorcios sobre la decisión de realizar este tipo de alquileres y deberán contratar un seguro de responsabilidad civil por daños que pudieran suceder en la propiedad.

“No hay dudas de que afecta de lleno al negocio, es un nuevo proceso muy burocrático que sólo trae más trabas”, explicó Darío Rizzo, CEO de Alternativa Propiedades, especializados en alquileres temporarios.

“Hoy nosotros tenemos sobre-oferta y esto se debe a la rentabilidad que genera este sistema de alquiler frente al convencional que está dentro de las más bajas de la historia”, agregó el especialista ante un fenómeno que viene en crecimiento.

Hoy los alquileres temporarios en la Ciudad concentran el 8% de la oferta de alojamientos turísticos.

Lo que busca la flamante normativa es controlar su funcionamiento ante el pedido de los hoteleros que ven en este tipo de alojamientos una competencia “desleal”.

“Hay que entender que nosotros no competimos con los hoteles. Se trata de dos públicos diferentes. En el caso de los contratos de tres meses, son jóvenes que vienen a estudiar por un período breve o a realizar un trabajo puntual y que no piensan en vivir en un hotel tanto tiempo”, sostuvo Rizzo.

“Nos parece ilógico que en un edificio convencional tengas que pedir autorización a los vecinos para poder alquilarlo y generar rentabilidad sobre tu propiedad”, sentenció Rizzo.

Por su parte, Germán Gómez Picasso, de Reporte Inmobiliario, agregó que “la mayoría de los edificios donde se implementa el alquiler temporario son apto profesionales por lo que no le encuentro demasiado sentido tener que informarle al consorcio sobre esta práctica”, agregó.

La norma también da plazo de un año para la adecuación de las plataformas que ofrecen este tipo de alojamientos, las que desde el 1 de diciembre de 2020 van a tener que mostrar el número de la locación en el registro de la Ciudad.

Para los especialistas, la Ley de Alquileres, que está a sólo un paso de aprobarse, generará un traspaso de los propietarios de lo convencional hacia lo temporario. “La nueva normativa es muy perjudicial para los dueños; es por eso que se espera que muchos se vuelquen hacia la renta temporal porque genera mayor liquidez y una ganancia en dólares”, argumentó Gómez Picasso. Lo cierto es que con la nueva normativa “se desalienta también este tipo de negocio”, sentenció.

La nueva Ley que se espera que tenga dictamen a principios de diciembre prevé contratos de tres años y actualizaciones cada 12 meses -no cada seis como se venía realizando hasta ahora-, entre los cambios más significativos.

MEDIAKIT CONTACTO Tel. 4349-1500  Comercial: publicidad@ambito.com.ar Redacción: redaccionweb@ambito.com.ar

Ver articulo completo en : www.donadoholmberg.com.ar.com.ar