El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, brindó detalles de la nueva etapa de la cuarentena en la Ciudad de Buenos Aires, acompañado por el jefe de Gabinete, Felipe Miguel; el ministro de Salud, Fernán Quirós; la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, María Migliore, y el secretario de Transporte y Obras Públicas, Juan José Mendez.

Habrá más controles en el transporte público, restricciones en centros comerciales y continuarán la salida de los chicos los fines de semana.

La determinación del Gobierno de la Ciudad de limitar la circulación en el transporte público, en acuerdo con Nación y Provincia, se sostiene por dos gráficos: cómo evolucionaron las cantidades de contagiados y de muertos en el distrito desde principio de mes. Los datos difundidos este viernes temprano, con actualizaciones hasta el día anterior, confirmaron la presunción: las últimas flexibilizaciones tuvieron un impacto negativo en la curva, con un factor particular, las villas.

Este incremento puso a la administración porteña ante una realidad presente y una hipótesis de cara a lo que viene: según fuentes porteñas, el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, evalúa con su equipo de expertos dar marcha atrás con la apertura de comercios no esenciales en los barrios donde hay más contagiados.

Se incrementarán los controles en los 36 accesos habilitados desde o hacia la provincia de Buenos Aires y el transporte público permanecerá para uso exclusivo de trabajadores esenciales.

Se mantiene más de la mitad de las estaciones de subtes cerradas, al igual que 11 de las 42 estaciones de trenes que hay dentro de la Ciudad.

Se procederá al reempadronamiento de todos los permisos para circular, antes del 29 de mayo, y se hará un control estricto en los lugares de mayor circulación.

Por otro lado, para evitar aglomeraciones se restringe la actividad comercial en las zonas más transitadas y se limita el comercio solamente a los negocios esenciales, como es «el microcentro y avenida Avellaneda, entre otros» sostuvo el Jefe de Gobierno porteño, y subrayó que los comercios barriales seguirán funcionando como hasta ahora.

En las zonas no indicadas como de «alta aglomeración» los comercios que fueron agregados las semana pasada seguirán funcionando de la misma manera, con horario restringido y recibiendo a los clientes según su terminación de DNI.

Además aseguró que la gran preocupación del gobierno porteño está ahora en los barrios vulnerables, donde la curva de contagios creció exponencialmente en las últimas semanas. Y se comprometió seguir «fortaleciendo la presencia» del Estado en esos aglomerados.

Con respecto a la salida de los niños y niñas, se mantiene de la misma manera «los fines de semana» ya que no se respetó el distanciamiento social y no se registraron infracciones, aseguró.

Ver articulo completo en : www.donadoholmberg.com.ar.com.ar