Hay quienes creen que los penales son una lotería y que el éxito o el fracaso en una tanda están ligados al azar. Sin embargo, existen muchos ejemplos que demuestran que las decisiones de los futbolistas tienen mucha ponderación. Y en el fútbol de Brasil se ha visto una de las ejecuciones más insólitas de todos los tiempos, un remate que está dando la vuelta al mundo en las redes sociales.

Ocurrió durante la disputa del partido de vuelta de la final de la Copa Verde de Brasil entre Paysandú y Cuiabá. El elenco auriverde se impuso por 1-0, mismo resultado por el que había ganado el conjunto de Belém en la ida, por lo que el título y la clasificación a los octavos de final de la Copa de Brasil iban a definirse en los penales.

Paysandú llevaba la delantera en el marcador de la tanda de penales y si Caíque Oliveira hacía el gol iba a decretar la consagración de su equipo. Pero el futbolista brasileño fue el autor de un fallo inexplicable.

Una vez que Caíque Oliveira acomodó la pelota, comenzó su show. Retrocedió hasta la zona de la medialuna del área, su carrera era extremadamente larga. Y cuando se dispuso a patear, empezó a acercarse a la pelota muy lentamente. Caminaba con un ritmo cansino. Y lo peor llegó al final, porque al llegar al balón retrocedió un paso para tomar impulso y luego sacó el remate tan esquinado que se fue afuera.

Para colmo, como si su fallo no hubiera sido suficiente, Cuiabá logró remontar la serie y se quedó con el título de la Copa Verde 2019. Los jugadores de Paysandú de retiraron muy cabizbajos, incluido Caíque, quien quiso ponerle suspenso a su penal y el final fue de terror.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Polémica en Brasil: un equipo goleó 56-0 y batió un nuevo récord

Jorge Sampaoli habló sobre la polémica con Jair Bolsonaro: “Hay que defender la democracia y la libertad”

Ver articulo completo en : www.donadoholmberg.com.ar.com.ar