La niña de 7 años electrodependiente que se encontraba en la Ciudad de Buenos Aires con el alta médica hace tres años regresó a su hogar en Rawson (Chubut), en un avión sanitario luego de que su madre denunciara que la obra social le negaba esta posibilidad.

Nicole, de 7 años, nació con déficit congénito de proteína de surfactante por falta de neumonocitos tipo II, por lo que necesita estar asistida con oxígeno desde su nacimiento.

“El martes pasado le hicieron un cambio de respirador y el jueves nos confirmaron que teníamos el avión sanitario a nuestra disposición. El viernes a las 10 de la mañana viajamos desde San Fernando hasta Trelew y luego en ambulancia hasta Rawson”, explicó a Télam Jéssica Navarro, madre de la niña.

La mujer señaló que si bien la obra social -Osecac- dispuso del avión sanitario para regresar a su provincia, esta no fue la primera opción que le brindaron.

“La doctora que estaba a cargo del traslado me dijo que en avión de línea Nicole no podía viajar por su problema de salud, entonces nos dieron como primera opción ir en ambulancia, pero me negué porque eran muchos kilómetros y la nena es inquieta y no podía estar por si necesitaba algo”, aseguró Jéssica.

Y agregó: “El avión sanitario nos lo dio como segunda opción pero me hicieron firmar un papel por si le pasaba algo a mi hija me hacia responsable”.

Al llegar a su hogar, la esperaba sus hermanos Nahuel y Uma y varios vecinos y familiares con globos y banderas.

Con respecto al trato de Osecac, Jéssica aseguró que “le dio todo lo que solicitó” tanto en Buenos Aires como en Rawson.

“Faltaban algunos accesorios para el respirador, pero me avisaron que entre mañana y el martes llegan a mi domicilio”, indicó.

La madre de Nicole dijo que ya conoció al médico y a los enfermeros que atenderán a su hija en su domicilio y que sólo resta que se presente el kinesiólogo.

Ante la consulta de dónde continuará su atención Nicole, la mujer dijo que será en su ciudad “salvo que sea un estudio muy específico que tenga que viajar a Buenos Aires”.

Por último, Jéssica agradeció a Verónica Nicora y la Fundación Papa Francisco por su colaboración en interceder ante la obra social para conseguir el avión sanitario.

Nicole estaba en Buenos Aires desde 2013 internada por un broncoespamo severo lo que le complicó mucho su cuadro de salud.

La niña estuvo casi dos años muy delicada, hasta que comenzó a repuntar su salud y en 2015 tuvo el alta, aseguró la madre.

Ver articulo completo en : www.donadoholmberg.com.ar.com.ar