Por las restricciones en el transporte público, la pandemia de coronavirus convirtió a la bicicleta en uno de los principales medios de movilidad en la Ciudad de Buenos Aires. Esta tendencia hizo incrementar la demanda de rodados y, por su escasez, los convirtió en un objeto de valor, al punto que los robos en la vía pública se convirtieron en un modus operandi cada vez más frecuente.

Una de las víctimas de este creciente delito es Juan Pablo Ciardini, vecino de Villa Urquiza, quien este martes fue protagonista por haber sufrido cuatro robos de bicicletas en el lapso de un año. El último ocurrió el domingo pasado por la noche en la puerta de su edificio, ubicado en Mendoza y Ávalos.

 Por eso, tomaron la drástica decisión de no volver a comprar estos elementos que utilizaban para moverse y de manera recreativa.

El último 18 de octubre, por la noche, dos delincuentes le robaron uno de los rodados desde el estacionamiento de su vivienda, en Mendoza y Ávalos. «A las 20.29 me llama el encargado del edificio para avisarme que estan robando una bicicleta. Él supuso que era la mía y efectivamente tenía razón», relató. 

Los Ciardini viven en un departamento en Planta Baja, y el robo quedó registrado por las cámaras de seguridad. Allí, se observa cómo uno de los ladrones trepa la medianera para ingresar al estacionamiento, donde estaba el rodado, del modelo Mountain Bike de buena calidad. «Estaba apoyada con la pata, no atada. Por lo que fue fácil llevársela», contó Juan Pablo. Para poder retirarla, se acercó otro de los delincuentes, que se subió. Juntos finalmente lograron llevarla hacia la calle y huyeron, mientras una mujer y dos niños los esperaban en la vereda.

Con este último ya son cuatro los robos de bicicletas que sufrieron Juan Pablo y su familia en Villa Urquiza. Hace exactamente un año, su hijo de 12 fue asaltado cuando ingresaba al portón de acceso al edificio donde viven, mientras que a su esposa le robaron dos veces. “Los paseos en bicicleta tan lindos que hacíamos los sábados o domingos ya no los podemos hacer más. Es la cuarta bicicleta que nos roban, ya estamos cansados”, concluyó indignado el vecino.

Ver articulo completo en : www.donadoholmberg.com.ar.com.ar