El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, y su par de la Ciudad, Soledad Acuña, llegaron esta tarde a un principio de acuerdo para avanzar en la revinculación de 6.500 alumnos porteños con clases en el patio de las escuelas.

Tras varias semanas de cruces, el entendimiento se abordó durante un encuentro que mantuvieron Trotta, Acuña y los ministros de Salud de Nación, Ginés González García, y de la Ciudad, Fernán Quirós.

Trotta aceptó casi todo el protocolo y van a poder regresar casi todos los chicos que pertenecen al primer grupo, que reúne a aquellos que no tuvieron contacto con la escuela en la cuarentena.

De todos modos, no se haría en parques y plazas como proponían las autoridades porteñas, sino que prevén la posibilidad de que la vuelta sea por grupos, puertas adentro de la escuela en espacios al aire libre.

De las dos partes, los funcionarios plantearon previamente la clara idea de diálogo para llegar a un acuerdo. Sin embargo, Trotta ya había aclarado antes del encuentro, en declaraciones a la TV Pública que no se trata de “una cuestión de deseo, sino de responsabilidad”.

Y agregó al finalizar: «No resuelve la cuestión educativa estar dos veces por semana en una plaza”.

A esto se le agrega que las condiciones edilicias de los colegios públicos de la Ciudad de Buenos Aires no se encuentran en la situación idónea para comenzar las clases nuevamente, no todos los colegios tienen espacios al aire libre de un tamaño acorde para dar clase a varios cursos.

De todos modos es menester que se solucionen los problemas con la educación y que los pibes y pibas puedan volver a las clases de la forma mas segura posible.