En su segundo año consecutivo el Museo
nacional de la inmigración sigue recorriendo los distintos barrios porteños
exhibiendo una síntesis de las migraciones que vivió la Argentina a lo largo de
la historia hasta la actualidad, la muestra está dirigida a alumnos de sexto y
séptimo grado de la enseñanza primaria de escuelas de la Ciudad Autónoma de
Buenos Aires.

El Museo de la inmigración perteneciente a la
Dirección Nacional de Migraciones se presentó con su Muestra Itinerante “El
Museo va a la escuela” el miércoles 28 
jueves 29 y viernes 30 de Agosto de 9 a 12:30 horas en la escuela
primaria común n° 2 de 9 Australia ubicado en la calle gurruchaga 739 en el
barrio porteño de Villa Crespo.

En esta ocasión la muestra itinerante llegó al
histórico barrio de Villa Crespo que Hace mucho tiempo atrás, alrededor del año
1880, nacía muy tímidamente un barrio que luego seria uno de los más poblados
de nuestra Ciudad. Era una zona de grandes quintas aledaña a la Chacarita de
los Colegiales que por aquellos años, siendo intendente de la Comuna de Buenos
Aires el Dr. Antonio Crespo, comenzó a lotearse. Aún no existe un acuerdo
general, de todas maneras, se cree que este barrio debe su nombre a aquel
Intendente Municipal. A fines del siglo XIX, su calle principal, un ancho
camino de tierra, se denominaba Boulevard Corrientes, que desde entonces, y
nunca dejó de serlo, esa avenida era la columna vertebral y el centro del
barrio. Con el correr del tiempo el nombre de la avenida cambió, se la llamó
avenida Triunvirato, para más adelante llamarse definitivamente Corrientes.
Otra arteria importante y de acceso era la Calle larga del Ministro Ingles, hoy
Scalabrini Ortiz. Los límites del barrio no eran muy precisos, pero aproximadamente
se encuadraban entre el Arroyo Maldonado, la calle Rivera (Córdoba), la Calle
de Moreno (Warnes) y la calle del Ministro Inglés (Scalabrini Ortiz).

Era un barrio muy tranquilo, el testimonio de
uno de sus primeros pobladores, el inspector municipal Pablo Grannone, que
vivió primero en el centro de la Ciudad, en la intersección de las calles
Lavalle y Esmeralda, dan cuenta del clima de paz que reinaba en la zona. La
mujer del inspector sufría una difícil enfermedad y los médicos le recomendaban
que “se mude a ese barrio que se está formando cerca del Maldonado que se llama
Villa Crespo”.


Sin dudas, lo que dio un gran impulso al
barrio fue la Fabrica Nacional de Calzado impulsada por Salvador Benedit que
funcionaba en el barrio desde 1888, se encontraba en Acevedo y Padilla. Además,
aportaron un gran progreso la curtiembre La Federal y los talleres metalúrgicos
de Maspero.

Para muchos decir Villa Crespo es referirse
exclusivamente a viejos tangos, pintorescos cafés, que eran escenarios de
poetas y reductos de orquestas de la vieja guardia, o lugar donde podían tener
escenario oscuros dramas cuyo fondo era el curso irregular del arroyo
Maldonado. Este fue el barrio narrado por Alberto Vacarezza, el de los sainetes
cargados de color y generalmente exagerados, el de los enormes conventillos, en
donde siempre había una hermosa mujer que alteraba la inestable calma diaria.
Pero existe otro Villa Crespo, el de hoy, el cosmopolita, el elegido por la
colectividad israelita o por los sirio libaneses para desarrollar sus
actividades comerciales. Un territorio que oscila entre el presente y el
pasado, entre la realidad y el mito.

Fuente: DEL PINO, D. El barrio de Villa
Crespo. Buenos Aires, 1974. Cuadernos de Buenos Aires.

La visita guiada fue llevada a cabo por el
personal especializado del área del Museo de la Inmigración (ex hotel de
inmigrantes) que se ocupó de manera metodológica realizar un recorrido
histórico que comienza con las oleadas migratorias europeas que llegaron a
nuestro país a partir del año 1812 hasta nuestros días, donde luego se hace
foco en las nuevas migraciones procedentes de países limítrofes y de la región,
para ello se emplean diferentes materiales interactivos, como banners, mapas y
gigantografías que ayudan al alumno a comprender el relato histórico
inmigratorio en nuestro país dividido en tres períodos. 

La primera etapa comienza a partir de los años
(1810-1870), en donde se destaca el primer decreto de inmigración el día 4 de
Septiembre de 1812 hasta la promulgación de la Ley de inmigración y
colonización nº 817 sancionada en el año 1876, la segunda etapa data del año
(1870-1950) y cuenta la llegada del mayor flujo de inmigrantes por vía ultramar
a la Argentina haciendo énfasis en las funciones que el Complejo Hotel de
inmigrantes le brindaba al inmigrante, el tercer periodo abarca el año (1950-
hasta la actualidad) haciendo hincapié en la inmigración actual con el objetivo
de buscar interés en el conocimiento de la historia de la migraciones en
nuestro país y así fomentar valores como el respeto por la multiculturalidad la
tolerancia y el diálogo.