Si billetera mata galán entonces… Lavandina mata Coronavirus.

Tip: Utilizar la Lavandina con responsabilidad. Lea atentamente la información del fabricante.

Los investigadores hallaron que casi el 90% de todos los muebles y enseres, incluyendo ventanas, suelo, lámparas y sillas, daban positivo para el virus.

Además el 60% de la superficie de los inodoros también albergaban al patógeno. El coronavirus puede sobrevivir en el aire durante al menos 30 minutos y difundirse hasta 4,5 metros, es decir, más lejos de la «distancia de seguridad» recomendada por las autoridades sanitarias de todo el mundo, según un estudio publicado por científicos chinos. Además, otro trabajo apunta que la vía aérea no sería la única vía de transmisión. Las heces podrían ser otro vehículo de contagio.

La supervivencia del coronavirus fuera del organismo es una de las cuestiones que más se están estudiando. El hecho de que permanezca «durante días» en las superficies donde caen las gotas respiratorias infectadas aumenta el riesgo de contagio simplemente por tocar y luego llevarse la mano a la cara. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala en su web que a tenor de los estudios disponibles, este coronavirus «puede persistir en las superficies durante algunas horas o hasta varios días».

La variación depende de condiciones como el tipo de superficies, la temperatura o la humedad del ambiente. Según el nuevo estudio, por ejemplo, a alrededor de 37 grados centígrados puede sobrevivir de dos a tres días en materiales como vidrio, tela, metal, plástico o papel.

LINK DEL MINISTERIO DE SALUD DE LA NACION
¿Qué podemos hacer para cuidarnos?

LINK DEL MINISTERIO DE SALUD DE LA NACION
Preguntas frecuentes coronavirus COVID-19

LINK DEL MINISTERIO DE SALUD DE LA NACION
¿Qué medidas está tomando el gobierno?

LINK DEL MINISTERIO DE SALUD DE LA NACION
Informe diario

LINK DEL MINISTERIO DE SALUD DE LA NACION
Contacto 

0800 Salud Responde: 0800-222-1002

Ciudad Autónoma de Buenos Aires: 107

Provincia de Buenos Aires: 148

ELIMINAR  EL VIRUS CON LAVANDINA

Cloro, licor de Labarraque, Agua jane, la lejía, conocida como cloro y lavandina es el nombre dado a gran variedad de sustancias que, en disolución acuosa, son un fuerte oxidante, y que suelen utilizarse como desinfectantes, como decolorantes y en general como solventes de materias orgánicas. El elemento cloro es la base de los blanqueadores más utilizados, por ejemplo, la solución de hipoclorito de sodio.

Louis Jacques Thénard produjo por primera vez peróxido de hidrógeno en 1818 por reacción del peróxido de bario con ácido nítrico. ​ El peróxido de hidrógeno se utilizó por primera vez para el blanqueo en 1882, pero no llegó a ser comercialmente importante hasta después de 1930. El perborato de sodio fue lanzado a principios del siglo XX, pero no se hizo popular en América del Norte hasta la década de 1980. Ha sido sustituido por productos industriales, tales como el hidróxido de sodio, el carbonato de sodio y el bicarbonato de sodio.

Se utiliza generalmente como una mezcla de sodio y agua (en un 2 % al 2,5 % de hipoclorito de sodio) y se considera una solución acuosa.

Actualmente se prefiere el uso del hipoclorito de sodio en lugar del gas cloro en el tratamiento de agua debido a las preocupaciones de seguridad de transporte y manipulación, lo que representa un mercado de importante expansión potencial.

El hipoclorito de sodio (NaOCl) es un compuesto oxidante de rápida acción utilizado a gran escala para la desinfección de superficies, desinfección de ropa hospitalaria y desechos, descontaminar salpicaduras de sangre, desinfección de equipos y mesas de trabajo resistentes a la oxidación, eliminación de olores y desinfección del agua. Los equipos o muebles metálicos tratados con cloro, tienden a oxidarse rápidamente en presencia de hipoclorito de sodio.

El hipoclorito de sodio es vendido en una solución clara de ligero color verde-amarillento y un olor característico. Como agente blanqueante de uso domestico normalmente contiene 5-6.5% de hipoclorito de sodio (con un pH de alrededor de 11, es irritante y corrosivo a los metales). Cuando el hipoclorito se conserva en su contenedor a temperatura ambiente y sin abrirlo, puede conservarse durante 1 mes, pero cuando se ha utilizado para preparar soluciones, se recomienda su cambio diario.

Propiedades para desinfectar

Entre sus muchas propiedades incluyen su amplia y rápida actividad antimicrobiana, relativa estabilidad, fácil uso y bajo costo.

El hipoclorito es letal

El hipoclorito es letal para varios microorganismos, virus y bacterias vegetativas, pero es menos efectivo contra esporas bacterianas, hongos y protozoarios. La actividad del hipoclorito se ve reducida en presencia de iones metálicos, biocapas, materiales orgánicos, bajo pH o luz UV. Las soluciones de trabajo deben ser preparadas diariamente. El cloro comercial que contiene 5-6%, que será utilizado para la desinfección de superficies, debe ser diluído 1:10 para obtener una concentración final de aproximadamente 0.5% de hipoclorito. Cuando se quiere desinfectar líquidos que pueden contener material orgánico, debe tenerse una concentración final de 1% de hipoclorito.
Gracias a su alta disponibilidad continua siendo de alto uso en hospitales. Pueden encontrar otras características y hojas de seguridad del hipoclorito de sodio.

Antes de someter materiales o superficies a procesos de desinfección, es recomendable realizar un lavado con agua y jabón, para eliminar los materiales orgánicos presentes, que pueden interferir en la efectividad del hipoclorito de sodio. Antes de elegir un agente desinfectante, por favor revisa su efectividad para el microorganismo que te interesa.

Concentraciones recomendadas:

Venta al público: (Blanqueador casero, presentación comercial): 5-6 % (50-60 g/l, 50,000 ppm) de cloro libre

Para limpieza general, desinfección de manos, desinfección de ropa: 0.05% (500 mg/L; 500 ppm) *

Para desinfección general de áreas sin materia orgánica: 0.5% (5g/L; 5,000 ppm)

Para desinfección con material orgánico o derrames: 1 % (10 g/l, 10,000 ppm)

Sobre la toxicidad del cloro:

El hipoclorito de sodio ocasiona:
– Irritación ocular, orofaríngea, esofagial y quemaduras gástricas.
Corrosión a los metales
– Reacciona de forma tóxica con el amoniaco y ácidos (presente en los productos desinfectantes comunes), por lo que no deben hacerse mezclas de desinfectantes.
– Producción de carcinógeno bis (clorometil) eter cuando se mezcla con formaldehído.
– Producción de carcinógeno trihalometano cuando el agua es hiperclorinada (exceso de cloro).

DESINFECCIÓN DE SÁBANAS
Y ROPA DE CAMA

Toda la ropa de cama que ha estado en contacto con pacientes puede estar contaminado con líquidos o fluidos corporales (orina, sangre, vómito). Cuando se manejan este tipo de ropa, debe utilizarse equipo de protección adecuado, pero debe incluirse, guantes, mascarillas, lentes de protección, batas y botas. Los excesos de excremento deberán retirarse y colocarse en bolsas para desechos. Antes de desinfectar, deberá realizarse un lavado en lavadora con agua y jabón. Enjuagar para eliminar el exceso de jabón. Finalmente, colocar las sábanas en una solución de hipoclorito de sodio al 0.05%, durante por lo menos 30 minutos ó una hora. Puede realizarse un segundo enjuague para eliminar el exceso de hipoclorito, y continuar con los procesos normales de secado.

El lavado a mano debe evitarse en la medida de lo posible. Cuando por las condiciones, no puede utilizarse lavadoras automáticas, las sábanas deberán colocarse en un gran contenedor con agua caliente y jabón, y agitar en círculos con un palo o varilla. Eliminar el agua, y colocar una solución al 0.1% de hipoclorito de sodio por 15 minutos, sumergiendo completamente las sábanas. Enjuagar nuevamente y dejar secar, evitando sacudir en la medida de lo posible.

NUEVA VÍA DE TRANSMISIÓN DEL CORONAVIRUS

Otra de las cuestiones que aún no están claras tiene que ver con las rutas de transmisión, que no están del todo establecidas. La revista ‘Journal of the American Medical Association’ publicaba esta semana la experiencia de unos microbiólogos del Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas de Singapur que indica que la expansión ambiental del virus es amplia y que parece realizarse no solo a través de las gotitas respiratorias sino también por las heces. Los autores de ete análisis sugieren que «el entorno es un medio potencial de transmisión y apoya la necesidad de una adherencia estricta a la higiene ambiental y de manos».

LIMPIEZA PROFUNDA

Los virólogos realizaron esta prueba en las habitaciones de tres pacientes que estaban aislados por el coronavirus, a raíz de la comunicación de varios brotes de infección nosocomial comunicados desde China.

Ninguno de los pacientes tenía neumonía, aunque sí presentaban las vías respiratorias superiores afectadas. Dos de ellos tenían síntomas moderados que incluían tos y fiebre, mientras que otro presentaba una cara más suave de la enfermedad, y prácticamente solo tenía tos.

Precisamente la habitación de este último paciente se analizó durante varios días antes de que se realizara la limpieza rutinaria diaria.

Los investigadores hallaron que casi el 90% de todos los muebles y enseres, incluyendo ventanas, suelo, lámparas y sillas, daban positivo para el virus. Además el 60% de la superficie de los inodoros también albergaban al patógeno.

En cambio, al analizar las habitaciones de otros dos pacientes aislados también por el coronavirus después de haberse limpiado, no encontraron presencia del patógeno, lo que indica, según escriben los autores, que «las medidas descontaminantes actuales son suficientes».

Queremos compartir con nuestros vecinos este video

Capacitación para la cobertura periodística sobre el coronavirus

FUENTE
https://palermonline.com.ar/wordpress/matar-al-virus-coronavirus-con-lavandina-el-desinfectante-hipoclorito-de-sodio/