La enfermedad de Parkinson, es un trastorno neurodegenerativo caracterizado por la presencia de síntomas motores como lentitud, rigidez, temblor de reposo y pérdida de los reflejos posturales.

La enfermedad de Parkinson, es un trastorno neurodegenerativo caracterizado por la presencia de síntomas motores como la bradicinesia (lentitud), rigidez, temblor de reposo y pérdida de los reflejos posturales. Estos síntomas son causados por un déficit de dopamina a nivel de las neuronas de una estructura cerebral profunda denominada sustancia nigra.

No se conoce con certeza qué causa la enfermedad. La mayoría de los casos aparecen en forma espontánea, aunque existen formas hereditarias de la misma. Se sospecha que podría estar causado por una combinación de factores genéticos y ambientales, es decir, una predisposición genética a desarrollar la enfermedad, pero que necesitaría de factores ambientales para manifestarse.

La enfermedad no sólo se asocia a síntomas motores, en los últimos años han cobrado importancia los denominados síntomas no motores, entre ellos se encuentran la pérdida del olfato, la constipación, los trastornos del sueño y la depresión, que pueden aparecer inclusive varios años antes del comienzo de los síntomas motores.

Con los años pueden aparecer otros síntomas no motores como la incontinencia urinaria, el deterioro cognitivo y la aparición de alucinaciones visuales.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de la enfermedad de Parkinson se basa en el interrogatorio y en el examen físico del paciente y los estudios complementarios que, en general, se usan para descartar otras patologías.

En la actualidad no se dispone de un tratamiento curativo, por ende los objetivos médicos son el control de los síntomas y lograr retrasar la evolución de la enfermedad, motivo por el cual la detección temprana es muy importante.

La terapia de reemplazo de la dopamina, es una manera simple y efectiva de abordar las manifestaciones motoras y algunas no motoras. En algunos pacientes es necesario utilizar otros tipos de tratamientos farmacológicos, algunos no farmacológicos como la kinesiología, fonoaudiología y la psicoterapia.

En algunos pacientes, a pesar de un óptimo tratamiento no se puede controlar en forma efectiva los síntomas motores de la enfermedad, se puede realizar un tratamiento quirúrgico que ha demostrado mejorar la calidad de vida en estos pacientes.

Otros tratamientos de utilidad son la kinesiología, la fonoaudiología, psicología o la terapia ocupacional. Además la actividad física, el Tai Chi o la danza, principalmente el tango han demostrado ser beneficiosos.

Dado la complejidad de síntomas que presenta esta patología el abordaje es complejo y debe abordarse en forma multidisciplinaria y por neurólogos con experiencia en el tema, a fin de mejorar la calidad de vida de los pacientes y sus familiares.

Mitos sobre el Parkinson

  • Todos los pacientes tienen temblor.
  • No van a caminar más.
  • No hay solución ni tratamiento.
  • El único tratamiento que existe son los medicamentos.
  • El Parkinson siempre es hereditario.

Fuente: buenosaires.gov.ar

La entrada 11 de abril Día mundial del Parkinson aparece primero en Palermo Mio.

Leer nota completa en : www.palermomio.com.ar