El jefe del gobierno de la Ciudad Horacio Rodríguez Larreta y el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, entre otras autoridades porteñas, inaguraron las 3 estaciones que extienden la Línea E de subtes en 2 km. A fines de 2015 la obra, que estaba en manos del gobierno nacional, fue transferida a la Ciudad con la obra civil y la arquitectura de estas estaciones finalizada en un 100%, faltando encarar el tema de vías, señalamiento, potencia, ventilación e instalaciones eléctricas, ascensores y escaleras mecánicas.
 

La extensión de la Línea E de subtes, implica una ampliación del recorrido en unos 2 km y cuenta con tres nuevas estaciones: Correo Central, Catalinas y Retiro

En las estaciones Correo Central y Retiro habrá combinación con otras dos líneas (B y C, respectivamente), mientras que Catalinas dará cobertura a una zona de la ciudad donde no llegaba el Subte hasta ahora. La terminal Retiro, además, significará la primera vez que la línea E tocará una cabecera ferroviaria, excepción hecha del breve período (1944-66) en que partía desde Constitución. Se estima que la extensión incorporará unos 63 mil nuevos usuarios a la línea E, la menos utilizada de la red.

Correo Central, Catalinas y Retiro suman dos kilómetros de extensión a la red e incorporarán 63.000 usuarios.

Un informe especial realizado por enelSubte, da cuenta de que comenzó a ser planificada a fines de los años 90, pero la obra no se adjudicó sino hasta 2007 y las tareas comenzaron recién en 2009. Si bien la obra civil, ejecutada por el anterior Gobierno nacional, estaba terminada para 2015, restaba la colocación de vías, catenarias, obras de potencia y otras instalaciones accesorias, tareas que fueron encaradas por el Gobierno de la Ciudad en los últimos tres años.

Con su inauguración, además, se cierra una etapa de expansión de la red: ya no queda ninguna estación de Subte en construcción y no se planea comenzar con ninguna en el corto plazo. Es la primera vez que esto sucede en casi 50 años.

«El Gobierno de la Ciudad recibió a principios de 2016 una extensión de la línea más que encaminada: los dos kilómetros de túneles entre Bolívar y Retiro, listos, las estaciones terminadas hasta con sus respectivas bocas de acceso, boleterías, andenes y escaleras.  Una realidad que contrasta notoriamente con los dichos que Rodríguez Larreta vertió en el debate de 2015, donde se había referido a la obra como un «pozo que nos dejó Nación» (sic). Realidad que el propio Rodríguez Larreta pudo comprobar en una visita realizada en febrero de 2016.

Para mediados de ese año ya había terminado la colocación de las vías en el tramo de Bolívar a Retiro y restaban encararse el tendido de catenarias, obras de potencia, ventilación y la terminación del taller Lacarra.

Si bien la Ciudad estimaba que las nuevas estaciones serían abiertas en 2017, rápidamente se postergó para mediados de 2018, tras nuevos retrasos, para «el primer trimestre de 2019» y, por último, para mayo de este año, fecha que no se cumplió por razones de agenda del Jefe de Gobierno.».

«Con la inauguración de la extensión de la línea E a Retiro se cerrará uno de los más accidentados capítulos de la historia del Subte. Una obra que empezó a planificarse como apéndice de la concesión y que terminó haciéndose con fondos públicos. Que comenzó a tramitarse en el gobierno de Menem, se detuvo con la caída de De la Rúa, fue retomada por Kirchner, ejecutada en su mayoría por Cristina Fernández y termina siendo inaugurada por Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta habiendo pasado de la órbita nacional a la órbita porteña.

La obra también implicará la primera ampliación para la línea E en 33 años. La extensión promete cambiarle la cara a la línea, la menos utilizada de la red y la que presenta el mayor déficit en el servicio. Con la extensión, la E aumentará su penetración en el área central de la Ciudad, donde se concentra la mayor cantidad de la demanda, acaso el talón de aquiles de esta línea desde su fundación, y tocará por primera vez (excepción hecha del breve período en que operó con cabecera en Constitución, entre 1944 y 1966) una terminal ferroviaria, una de las tres que más boletos vende en el área metropolitana.

Si las previsiones, que hablan de hasta 65 mil nuevos pasajeros diarios, fueron optimistas, sólo el tiempo lo dirá. Pero por lo pronto, parecería cumplirse aquello de que, con su llegada a Retiro, la línea E «encuentra su justificación»».

Recomendamos la lectura de esta nota: https://enelsubte.com/noticias/la-larga-marcha-de-la-linea-e-a-retiro-llega-a-su-fin/

Fuente: enelsubte.com

La entrada Fueron inaguradas 3 estaciones de la Línea E de subtes aparece primero en Palermo Mio.

Leer nota completa en : www.palermomio.com.ar