Connect with us

Comuna 14

Palermo, símbolo de éxito, refinamiento, exclusividad, modernismo. Los más chic…

Published

on

Palermo, símbolo de éxito, refinamiento, exclusividad, modernismo. Este es el barrio que todos aman y ningún porteño puede pronunciar su nombre sin un leve suspiro.

(Porteño: Nativo de la ciudad de Buenos Aires).

No podemos odiarlo y menos ignorarlo, porque es casi imposible visitar Buenos Aires sin ir al menos una vez.

Y aún más improbable que no regrese. En primer lugar, es uno de los barrios más residenciales de Buenos Aires, el barrio porteño de clase media por excelencia. Pero con sus hermosas casonas, sus embajadas y sus edificios de lujo, también es el barrio de algunas de las familias argentinas más ricas.

Palermo no es necesariamente un barrio cerrado. Es también uno de los principales cruces de Buenos Aires, donde descubrimos el mayor movimiento de personas y transportes de esta megalópolis.

Plaza Italia, el corazón latente de Palermo, es en sí misma -por sí misma- un pivote esencial en este torbellino humano, ya que es a su alrededor que decenas de miles de porteños de todas las tendencias se desplazan diariamente entre su casa y su lugar de trabajo.

Abarrotados hasta el punto de no dejar lugar a prejuicios en uno de los colectivos (buses) de unas 35 líneas que paran en Plaza Italia, la recorren día tras día en un caos organizado. Otros viajeros, más discretos pero igual de numerosos, se abren paso bajo tierra, en uno de los atestados vagones del subte D (metro), que partiendo de la peatonal Florida pasa por Palermo para detenerse un poco más adelante, en su vecina e igual Barrio chic de Belgrano.

Lugar de encuentro de todos los argentinos: los porteños, los bonaerenses (habitantes de la Provincia de Buenos Aires) pero también los demás, los del «interior», como nos gusta llamar a las provincias argentinas. Los que llegan en masa durante las vacaciones escolares y, debido al turismo, también se encuentran cruzando las puertas de Plaza Italia para visitar el jardín zoológico, el jardín botánico, los dos grandes centros comerciales de Palermo, el planetario, los bosques de Palermo, las pequeñas tiendas de Palermo Viejo.

Punto de paso casi ineludible para todos los viajeros del interior del país que, en su mayoría, deben cambiar de vuelo en el «Aeroparque», el aeropuerto nacional, ubicado en el corazón de los bosques de Palermo a orillas del Río de la Plata, nuestro río de plata color bronce. Un lugar de encuentro también para los miles de aficionados de todo tipo que seguro asisten a alguna de las cientos de exhibiciones que se organizan en La Sociedad Rural a lo largo del año.

Construida hace más de 120 años para albergar una de las ferias agropecuarias más grandes del mundo y el mercado de ganado de exportación más importante, La Rural es hoy el recinto ferial más concurrido de Buenos Aires.

Alberga eventos tan variados como populares, como la feria del libro, el campeonato y festival mundial de tango, el mercado internacional de diseño y arte contemporáneo, el salón del automóvil, desfiles de alta costura y prêt-à-porter. nombrar solo algunos.

Y por supuesto, la gran feria agrícola anual, que sigue batiendo récords de asistencia cada año. Palermo, símbolo de éxito y escaparate de la recuperación económica. Es en cierto modo la representación del sueño argentino en todo su eclecticismo. La de su fundador siciliano, Juan Domínguez Palermo, quien decidió su destino limpiando esta zona pantanosa y esbozando su urbanización a partir del siglo XVI.

Un visionario, que dejará no solo su nombre y regusto a mediterráneo, sino también los cimientos que inspirarán un siglo después a una clase política modernizadora y liberal, que continuará la obra del fundador ofreciéndonos uno de los parques más grandes. urbano, la mayor extensión verde de la ciudad, el pulmón de Buenos Aires: los bosques de Palermo, con sus grandes lagos, su campo de golf, el hipódromo y los dos centros hípicos, entre otros.

El sueño también de sus primeros habitantes, nuestros bisabuelos inmigrantes europeos, que venían con un brazo por delante, un brazo por detrás, huyendo de la pobreza, con el corazón grande como un pavo, en busca de una nueva vida, atraídos por las historias de estos charlatanes aventureros y portavoces del nuevo mundo, un mundo al alcance de todos. Los que le dieron al barrio lo más conmovedor: su carácter, fuertemente marcado por la nostalgia. Mucha nostalgia.

Nostalgia impuesta por un pasado de guerras libradas, persecuciones, ciudades destruidas, familias desgarradas, exilio forzoso.

Pero una nostalgia felizmente impregnada de pasión y vitalidad. Un poco impulsado por el instinto pero sobre todo alimentado por la esperanza, la esperanza de una vida mejor. Tres sentimientos que encontramos en todos estos viejos boliches, una especie de guinguettes destartalados en voces de desaparición, pero también en los muchos salones de tango populares, las famosas milongas, donde se entrelazan las piernas y se mezclan los géneros, las generaciones y los estilos.

El sueño perseguido por esta primera generación de argentinos aún nutridos por sus influencias europeas y que, durante los años de gloria de los años 30 y 40, construyeron y construyeron lo que ahora era su país, su distrito, siguiendo muy de cerca los estilos más de moda en Europa. 

Los que marcarán para siempre a Palermo por su exuberancia pero también por su buen gusto y su diversidad arquitectónica. Diversidad que, bajo la especulación inmobiliaria de los últimos años, ha reavivado una especie de orgullo nacional y un instinto de conservación, como lo demuestran los subdistritos renombrados Palermo Soho y Palermo Hollywood, donde las remodelaciones y construcciones despegan (al igual que precios de alquiler!).

¿Y por qué no el sueño más reciente de esta flamante clase media, bohemia y creativa, nacida (o sobreviviente) de la última crisis, que marca tendencia en los escaparates de las boutiques de jóvenes diseñadores, que se proclama en los platos de los restaurantes de moda? o saboreando una caipirinha en los solariums de los nuevos lofts de Palermo Viejo. Ese Palermo Viejo donde poetas, escritores y artistas emigrantes de antaño han dado paso al diseño, la moda y la producción audiovisual, sectores en constante crecimiento, sinónimo de renovación y pujanza cultural argentina.

Palermo es también uno de los barrios más eclécticos de Buenos Aires y el que seguramente más se acerca a la idea que tenemos de porteño, en toda su ambigüedad y generosidad.

Los bosques de Palermo albergan o se codean con lugares tan variados como un campo de golf, un velódromo, un hipódromo con majestuosas salas, dos centros hípicos, canchas de tenis, el muy reciente centro cultural islámico y la mezquita Rey Fahd (la más grande de Latinoamérica), el muy chic e igualmente novedoso museo de arte latinoamericano: el Malba, el jardín japonés (obsequio del gobierno japonés para agradecer la acogida brindada a la comunidad japonesa a finales del siglo pasado), el planetario Galileo Galilei, el antiguo paseo de la Rosaleda (que se convierte en zona roja para los amantes de los travestis una vez que cae el sol), un aeropuerto, una depuradora de agua, tres universidades, embajadas, museos.

Pero esta diversidad no se limita a los monumentos. Se encuentra en la realidad social mixta de este barrio. Basta caminar unas cuadras para darse cuenta de que la mitad del barrio vive de la otra mitad: unas decenas de paseadores de perros de pura raza circulan en dirección a los bosques de Palermo, donde un joven corre a lo largo del lago, iPod en la cintura, sin prestar atención a toda la familia de cartoneros (personas que recolectan cartón para sobrevivir) desmantelando los botes de basura de un elegante edificio bajo la mirada desconfiada del cuidador.

Un grupo de estudiantes comparte un Fernet con Coca-Cola, mezclado con una botella de dos litros de Coca-Cola y unos hot dogs de $20 en la plaza frente a un restaurante ultra chic donde los 5 guardias de seguridad se apresuran a cerrar la puerta detrás de los clientes mientras el valet aparca el último modelo de BMW en un garaje cerrado.

La seguridad requiere. Por no hablar de las compras. Ir de compras es considerado por los porteños una actividad turística por derecho propio, y tanto que la caída de precios que siguió a la crisis de 2001, 2009 y 2022 favoreció especialmente a los extranjeros, entre los mejores centros comerciales al estilo americano, ropa barata de segunda mano comprada a granel en el barrio judío de Once, las pequeñas boutiques de diseño que no tienen nada que envidiar a los diseñadores parisinos, los pseudo mercados de artesanos, las pequeñas tiendas europeas off-label, las ferias de diseño y los vendedores ambulantes de marcas falsas made in China o Bolivia, uno es limitado sólo por la vergüenza de la elección.

Los porteños y especialmente los palermitanos cuidan tanto su apariencia como su físico y su alma. El cultivo del cuerpo se practica en exceso en los unos 450 gimnasios del distrito o, para los más exigentes, las imperfecciones se corrigen con el bisturí en alguna de las decenas de clínicas privadas o centros de estética del distrito.

Todo esto, por supuesto, no deja de tener consecuencias para nuestra conciencia y es por eso que Palermo tiene el mayor número de psiquiatras y psicólogos por persona en el mundo. (Sabiendo que la media nacional no está muy lejos con un ratio de 1:30).

La concentración es tan fuerte en ciertos rincones que incluso uno de los subbarrios de Palermo ha sido rebautizado con el sugerente nombre de “Freudlandia” o “Villa Freud” para los más chic.El viejo, el grande, el pequeño, el nuevo Palermo.

Palermo es un barrio grande, el más grande de Buenos Aires, y quizás por eso se ha dividido en varios subbarrios, bien diferenciados entre ellos por nombres tan sugerentes como irritantes.

Ante todo Palermo Chico, al borde del bosque y muy cerca del Río de la Plata, es una zona tranquila y boscosa donde se codean los palacios y residencias de las familias más ricas de la sociedad argentina con las embajadas de una treintena de países. Aquí también se encuentra el Museo de Arte Latino Americano. Este moderno y elegante edificio de vidrio y cemento, que alberga una colección de arte latinoamericano contemporáneo así como exposiciones temporales de todo el mundo.

Palermo Viejo (Palermo Viejo), por otro lado, es un distrito de casas de apartamentos, construido a principios del siglo XX, especialmente en las décadas de 1930 y 1940 en un estilo Art Deco revisado. La estructura de estas casas bajas, que han sido rebautizadas como «casa chorizo» (la casa de la salchicha) porque están construidas una al lado de la otra, en toda su longitud para ocupar la totalidad de una «manzana», son muy buscadas hoy en día y han dado lugar a la fiebre restaurantera y a la feroz especulación inmobiliaria.

La parte sur de este distrito ha sido (mal)denominada Soho porque es donde se viene a tomar una copa por la tarde o un café caliente a primera hora de la mañana después de salir de una discoteca, a degustar la última fusión o novedad étnica, pasear por un anticuario, déjate llevar por una librería, desentierra las últimas creaciones de moda en una tiendita al fondo del patio, baila un tango en brazos de un abuelo más viejo que el edificio donde se realiza la milonga, déjate emocionar por la última función del pequeño teatro alternativo o enamorarse de un guapo porteño en las pistas de uno de los tantos night clubs.

En el sector norte de Palermo Viejo, muchas productoras de televisión, estudios de cine, estaciones de radio y otras tantas empresas de servicios audiovisuales se han instalado allí, dando lugar a un nuevo (pero no necesariamente original) nombre: Palermo Hollywood.

La frecuentación de gente del cine, la televisión y otras “gentes” ha provocado otro fenómeno igualmente de moda y rentable: La cocina de autor. Precisamente allí se encuentran los mejores restaurantes de cocina contemporánea argentina, internacional, étnica o fusión. Aquí también se encuentran los hermosos y asequibles hoteles con encanto, como Casa Fitz Roy o los apartahoteles de nuevo diseño, como Home o Noa Noa Lofts.

Y para los amantes de lo retro, un mercadillo imperdible, abierto todos los días del año.

En definitiva, si buscas la tranquilidad de los jardines a la antigua, quieres rehacer tu armario, revivir una noche loca en un albergue juvenil, un nuevo reto gastronómico, una inversión inmobiliaria, un nuevo par de pechos, una silla Thonnet o un mojito bien cargado, lo encontrarás en Palermo.

Links populares para hacer Turismo en Palermo Ciudad de Buenos Aires El Locro Argentino con Quiquirimichi 22 abril, 2022Elias Montenegro

El Locro Argentino: La combinación de la pobreza y de la imaginación. […]

Seguir leyendo

La pizza, esa mezcla de harina, tomate, queso 22 abril, 2022Pablo Tour Palermo, símbolo de éxito, refinamiento, exclusividad, modernismo. Los más chic… 21 abril, 2022Elias Montenegro BAFICI. Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente 20 abril, 2022Pablo Tour Gran Premio República Argentina en el hipódromo Argentino de Palermo 19 abril, 2022Pablo Tour Palermo Hollywood Palermo Soho Palacio de los Patos El Invernadero del Jardín Botánico

¡No te lo pierdas!

El Locro Argentino: La combinación de la pobreza y de la imaginación. […]

Seguir leyendo

Leer nota completa en : www.palermotour.com.ar

Trending