Desde el 29 de junio y hasta el 13 de octubre, estará en esposición, en la Sala PAyS del Parque de la Memoria – Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado, «PIRAS. Historias de Brujas» del grupo Tótem Tabú, con la curaduría de Florencia Battiti.

Esta exposición del grupo Totem Tabu toma la figura de la bruja como eje para echar luz sobre aquellos conocimientos e ideologías que fueron censurados por la historia, invitando a pensar de qué modo estas temáticas sobreviven en la actualidad. Organizada en torno a siete núcleos que funcionan como piras, la muestra traza un recorrido que problematiza los múltiples sentidos que despierta la figura de la bruja.

  • Sala PAyS – Presentes, ahora y siempre
  • Parque de la Memoria – Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado
  • Av. Costanera Norte Rafael Obligado 6745 (Adyacente a Ciudad Universitaria)
  • Lunes a viernes de 10 a 17 hs 
  • Sábados, domingos y feriados de 11 a 18 hs
  • ENTRADA LIBRE Y GRATUITA

Núcleos de la exposición

Pira de los libros

Los libros tienen el poder de concentrar y divulgar teorías, conocimientos, testimonios y secretos. La quema de libros fue una práctica de destrucción de textos escritos promovida por autoridades políticas o religiosas. Se hacía generalmente de forma pública. Así, el libro, al igual que la bruja, era considerado peligroso por ser fuente de un saber contra-hegemónico. A lo largo de la historia, la quema de libros ha sido un instrumento de los totalitarismos con el fin de aleccionar y adoctrinar a la sociedad.

Pira de la gran bruja

La figura de una mujer exaltada, poderosa, sexualizada y autónoma fue combatida hasta verse convertida en cenizas. Los inquisidores veían como sujetos perturbadores del orden social establecido a cualquier mujer que no se adecuara por completo a los límites de los roles prescriptos para ellas y todo signo de autonomía era proclive a ser considerado brujería. Mujeres solas, extranjeras, solteras, viudas, pobres, viejas, melancólicas, sanadoras. El espectro podía ser muy variado.

Pira de los disertantes

Esta pira se alza como un estandarte. Es la representación de la voz recuperada, emancipada y empoderada, que no ha podido ser callada a lo largo de la historia. Se manifiesta como la posibilidad de revertir y subvertir la idea de pira como instrumento de destrucción, dando la posibilidad de volver a tomar la palabra. Se invita a los visitantes a hacer uso de ella.

Pira del trabajo femenino

Esta pira remite a los distintos enclaves donde ha sido ubicada la mujer en relación al espacio público y a los esquemas de poder. Históricamente, en el ámbito laboral la mujer ha sido víctima de persecución, cosificación, desigualdad de salarios y dependencia del poder ostentado por hombres. Asimismo ha sido circunscripta a su rol gestante, encargada de la crianza y la familia.

Pira de los bienes culturales

La figura de la bruja ha adquirido a los largo del tiempo una variedad de atributos que se resignificaron y se reprodujeron a través de leyendas, mitos y narraciones de todo tipo. Las brujas del imaginario clásico representan el reverso de la mujer sumisa y maternal postulada por el discurso patriarcal. La cultura audiovisual ha colaborado, de forma masiva, en la difusión de este estereotipo.

Pira de la pócima

Es sabido que las mujeres a las que denominaban brujas solían conocer el poder y las propiedades de las plantas, eran ellas quienes las utilizaban y practicaban la medicina. Con el tiempo, el conocimiento que no fue codificado por las universidades fue condenado al oscurantismo y denostado por ser considerado herético o falso. Objetos como el caldero, fetiches, hierbas, recetas y conjuros son algunos de los elementos que componen esta pira.

Pira del cuerpo femenino

El cuerpo de la mujer ha sido el campo de batalla en el que se inscriben los debates morales regidos por las distintas instituciones que estructuran la sociedad (iglesia, estado, familia). La sexualidad, la salud, lo sanitario, lo vincular-emocional, la maternidad deseada y no deseada y los parámetros de belleza son sólo algunos de los aspectos donde el cuerpo de las mujeres, y las mujeres como cuerpo social o microestado, se ve coercionado, castigado y culpabilizado. Los cuerpos funcionan así como instrumentos necesarios para las políticas de explotación y adoctrinamiento.

Encontramos a lo largo de la historia una multiplicidad de relatos sobre las brujas, discursos sumamente heterogéneos, incluso contrapuestos y de muy variados estilos: películas de Disney, series de televisión, tratados que hacen las veces de manuales para la Inquisición, reivindicaciones feministas, grabados y pinturas, por nombrar sólo algunos. No hay un único relato sobre las brujas y acaso allí resida también algo de su potencia política…

…Desde el colectivo W.I.T.C.H (Women’s International Terrorist Conspiracy from Hell) de los años setenta en Estados Unidos hasta el actual canto popular “somos las nietas de todas las brujas que nunca pudieron quemar”, algunxs feministxs se reconocen en la figura de la bruja, pero no unívocamente en la “bruja buena” o la “bruja mala”, pues lo que estas transfiguraciones contemporáneas ponen en jaque son, justamente, las tablas del Bien y del Mal…

*Extractos del texto de Malena Nihjensohn que acompaña la muestra.

Descargá el catálogo en este enlace

TÓTEM TABÚ

Es un grupo conformado por Laura Códega, Malena Pizani y Hernán Soriano que trabaja desde el 2014 realizando investigaciones y obras sobre temas vinculados al origen de ciertas prohibiciones. El grupo tiene como objetivo echar luz sobre aquellos conocimientos e ideologías que fueron censurados por la historia y ver cómo estas temáticas sobreviven en la actualidad. Les interesa analizar las estructuras de poder, así como aquello que está prohibido o es señalado como tabú o herejía. En los antecedentes del grupo, se destaca la realización de la muestra Tótem Tabú que fue comisionada por el Fondo Nacional de las Artes en el año 2014.

La entrada PIRAS. Historias de Brujas. aparece primero en Palermo Mio.

Leer nota completa en : www.palermomio.com.ar