Connect with us

Comuna 14

Poda 2022: comienza la entrega de gajos en el Rosedal de Palermo

Published

on

Empezó la temporada de poda de rosas en el Rosedal de Palermo y todos los vecinos y vecinas que quieran participar y llevarse a su casa un gajo o “esqueje”, van a poder hacerlo desde hoy martes 5 al 8 de julio y del 12 al 15 de julio, de 13 a 17 horas. Allí van a encontrarse con voluntarios y personal de la Comuna 14 que los asesorarán en las tareas de mantenimiento. #rosas #rosedal #palermo #rosedaldepalermo #gajosderosas #esquejesderosas 
 El año pasado se calcula que participaron más de 14 mil personas en la actividad. La distribución de esquejes entre los vecinos se suspende por lluvia.
El Rosedal de Palermo cuenta aproximadamente con 9 mil rosas de 93 especies diferentes.
En la época de mayor floración, que se produce durante los meses de octubre y noviembre, la cantidad de flores aumenta de forma destacada.
El espacio fue declarado Patrimonio de Interés Cultural en el año 2011, y en 2012 fue premiado con el Garden Excellence Award, un reconocimiento internacional otorgado por la Federación Mundial de las Sociedades de Rosas (WFRS). Además, este año participará del evento el Ministerio de Espacio Público e Higiene Urbana de la Ciudad de Buenos Aires con un stand en el que los vecinos pueden canjear una botella plástica por semillas para hacer una huerta en sus casas.
Dentro de las 3,4 hectáreas que ocupa el parque 3 de Febrero, se ubica el rosedal, que alberga 93 especies de rosas diferentes. Las más comunes son la rosa Sevillana, la Johan Strauss, la Elina, la Charles Aznavour y la Frederic Mistral.
Además, en el espacio se destacan entre otras cosas un puente griego que cruza el lago, un anfiteatro, un patio andaluz y el Jardín de los Poetas. En este último espacio, 26 bustos recuerdan a personajes célebres como Alfonsina Storni, Dante Alighieri, William Shakespeare y Jorge Luis Borges, entre otros.
“Éste es un evento que esperamos todos los años y que es parte de la identidad de Palermo”, comentó al respecto el presidente de la Comuna 14, Martín Cantera. “Desde 2014 organizamos y sistematizamos la entrega de esquejes que antes iban a la basura, hoy se convierten en nuevos rosales en las casas de los vecinos de toda la Ciudad que quieren cultivar esos gajos”, agregó.
“La actividad de poda en los rosedales se realiza cada invierno para que los rosales florezcan sanos y fuertes y puedan alcanzar su punto máximo de floración en octubre. Una vez finalizada la actividad, se colocan fertilizantes y complementos esenciales en la tierra para asegurar el sano crecimiento de los arbustos”, comentó al respecto de la poda Julia Domeniconi, Secretaria de Atención Ciudadana y Gestión Comunal de la Ciudad de Buenos Aires.
La ministra Clara Muzzio expresó: «Estoy muy contenta con volver a participar de la poda invernal en uno de los espacios verdes más lindos de la Ciudad; y con que los vecinos/as puedan llevarse un pedacito del rosedal a sus casas”.

Del esqueje al rosal

El esqueje es un método que se utiliza para multiplicar plantas y consiste en conseguir que un tallo eche raíces para dar origen a uno nuevo. La estación ideal para hacerlo es el otoño.

Para obtener las rosas es necesario enterrar los tallos introduciéndolos unos 12 cm en una maceta que contenga preferentemente una mezcla de turba y arena, para que puedan crecer más fácilmente las nuevas raíces. Entre cada tallo tiene que quedar una distancia mínima de 8 cm; luego presionar la tierra alrededor del tallo y regar hasta dejarla húmeda; colocar la maceta en un lugar húmedo y luminoso evitando el sol directo. La temperatura ideal para criar esquejes de rosas es entre 18 a 21ºC; una vez que hayan salido las raíces, se trasplanta cada esqueje a una maceta individual.

Para aumentar las posibilidades de que el tallo eche raíces, es recomendable impregnar las bases de los tallos con hormonas de enraizamiento. Además, miembros de esta iniciativa aconsejan llevar entre cuatro y cinco tallos para aumentar las posibilidades de obtener resultados.

El Ingeniero Benito Carrasco inició su gestión con la conclusión del Rosedal de Palermo

Era 1914 cuando Benito Carrasco, que por entonces tenía 37 años, se hizo cargo de la Dirección de Paseos de la Ciudad

Desde 1900 venía trabajando en aquella dependencia y, ni bien asumió, concluyó la obra del Rosedal, junto con el famoso puente helénico, el templete y la pérgola.

Así, su gestión se iniciaba con una obra que, a lo largo de cien años, no dejaría de resultar emblemática para el Parque 3 de febrero y para la Ciudad.

Durante su labor en la Dirección de Paseos de la Ciudad, Benito Carrasco trabajó bajo las directivas del célebre arquitecto y paisajista francés, Carlos Thays, a quien ya conocía. Thays fue el director de la tesis con la que Carrasco se graduó, a los 23 años, como ingeniero agrónomo en la Facultad de Agronomía y Veterinaria de la Universidad de Buenos Aires.

De esta manera, Benito Carrasco se convirtió en el discípulo más notable de Thays y, cuando éste dejó la Dirección de Paseos de la Ciudad en 1913 (después de 22 años de gestión), ocupó el cargo de su maestro.

El Rosedal fue una gran manera de darle continuidad a la serie de notables obras encaradas por Thays, entre las cuales se encuentran el diseño del Jardín Botánico, del Parque Avellaneda, del Parque Lezama y la reforma del mismo Parque 3 de febrero, entre otras.

Durante 4 años, Carrasco se mantuvo al frente de la Dirección de Paseos, impulsando obras como el diseño del paseo de la Costanera Sur y de la Escuela de Jardineros (hoy “Escuela Técnica de Jardinería Cristóbal M. Hicken”).

Al finalizar su gestión, se dedicó a trabajos en el ámbito privado y también a la docencia universitaria, desde donde llevó a cabo una importante labor formativa a través de su cátedra de Parques y Jardines en la UBA.

En 1958, Benito Carrasco falleció, pero su obra lo sobrevive. A casi cien años de su construcción, el Rosedal todavía transmite la pasión y el cariño de quién dedicó su vida a trabajar para que todos los ciudadanos y visitantes de Buenos Aires puedan disfrutar del verde dentro de la Ciudad.

La ciudad de Buenos Aires tiene varios rosedales

Rosedal del Parque Chacabuco (Av. Eva Perón 1410)

El Rosedal de Parque Chacabuco tiene alrededor de 5.000 m2 de superficie de acceso libre y gratuito y alberga alrededor de 1200 rosales de distintas especies. Durante la remodelación que se hizo al Parque Chacabuco, en la década del 30, se instaló el Rosedal. Rodeaba a la llamada Fuente de los Sapitos, un espejo de agua de 45 metros de largo “custodiado” por sapos de bronce surtidores de agua, y llegó a tener más de 3000 variedades de rosas.

Rosedal del Parque Micaela Bastidas (Rosario Vera Peñaloza y Av. Calabria)

El Parque fue inaugurado en enero de 2003. Ocupa una superficie de 5,4 hectáreas y alberga alrededor de 4000 rosas de diferentes especies. Tiene distintos sectores que se comunican mediante caminos y escaleras: la Plaza del Huerto, la Plaza de los Niños y la Plaza del Sol.

Rosedal de Palermo (Iraola y Pedro Montt)

El Rosedal de Palermo tiene 4 hectáreas de superficie de acceso libre y gratuito y alberga casi 8.000 rosales de 93 especies distintas. Fue declarado Patrimonio de Interés Cultural en el 2011, y en 2012 fue premiado con el Garden Excellence Award, un reconocimiento internacional otorgado por la Federación Mundial de las Sociedades de Rosas (WFRS).

 

La entrada Poda 2022: comienza la entrega de gajos en el Rosedal de Palermo aparece primero en Palermo Mio.

Leer nota completa en: www.palermomio.com.ar

Trending