Enfrentarse a una cultura y costumbres distintas, a veces hasta a un idioma distinto, e irse de su propio país en búsqueda de nuevas oportunidades, puede ser uno de los desafíos más importantes para una persona.

En el marco del Día Internacional del migrante, 18 de diciembre, Bumeran indagó a una base de más de mil extranjeros sobre cómo es para ellos trabajar en la Argentina. ¿Por qué eligieron este país para su desarrollo profesional? ¿Cuáles fueron sus principales barreras?

Según la encuesta realizada por Bumeran a más de mil extranjeros entre 18 a 60 años, 42,7% reside en el país desde hace 1 a 5 años, 12,6% desde hace 5 a 10 años y 27,3% desde hace más de 10 años. Sólo un 17,4% arribó en el último año. Al preguntar sobre su origen un 43% proviene de Venezuela, 12,7% de Paraguay y 9,4% de Colombia, entre otros países de América del Sur que completan un 91,4% de la nómina. Un 2,1% provienen de países europeos, un 1,8% de Centro América y un 0,5% de América del Norte.

Entre las razones por las cuales decidieron buscar un nuevo rumbo en la Argentina, el 47,2% respondió que buscaban un mejor futuro, el 37,6% se vio obligado a migrar por la situación de su país, el 27,4% para encontrar trabajo y el 20,2% para estudiar. En relación a si migraron solos o no, el 43,5% contestaron que arribaron solos, mientras que el 56,5% de los encuestados llegó al país acompañado: el 32,6% con su pareja, el 69,4% con su familia y un 4,5% con amigos.

Ante la pregunta de si fue difícil la adaptación a un nuevo país, el 62,3% aseveró que se adaptó rápidamente y está contento en Argentina, el 12,1% de ellos que consiguió rápidamente trabajo y eso ayudó a que la misma sea mucho más veloz. Únicamente un 15,8% contó que le cuesta mucho relacionarse con nuevos amigos o extrañan mucho a su país. Por otro lado, un 52,9% afirmó que el desarraigo no fue duro porque se acostumbró muy rápido a vivir en la Argentina y un 21,9% cree que fue sencillo adaptarse a la nueva cultura. De todas formas, para un 25,2% estar lejos de sus seres queridos aún es muy doloroso.

Entre las cosas que más les gustan de nuestro país, el 25,8% destaca que tiene muchísimas oportunidades para explorar y un 36,4% que la situación en general es mucho mejor que la de su país. Un 19,7% afirma que la amabilidad de su gente es lo que más lo atrae y un 14,2% se encuentra enamorado de sus distintas ciudades. El lado gastronómico no podía quedar atrás, ya que un 3,9% siente que las comidas argentinas son el motivo principal de su estadía.

El 62,9% de los encuestados se encuentra actualmente con un trabajo estable, el resto aún se encuentra en la búsqueda. Un 70,6% considera que encontrar trabajo en Argentina es muy difícil, un 29,4% piensa lo contrario.

El 48,2% cree que encontrar trabajo para un extranjero es mucho más difícil que para un local, aunque existe un 46,7% que piensa que no hay diferencia. A su vez, sólo un 5,2% afirma que es más fácil encontrar trabajo siendo extranjero.

En cuanto a salarios, el 61,1% de los extranjeros considera que su sueldo es igual al de un argentino y un 36,5% cree que ganan menos que un local. En contrapartida, sólo un 2,4% entiende que su sueldo es superior.

Además, el 74,2% de los entrevistados afirma que no hay diferencias con un argentino en términos de condiciones laborales, un 24,1% opina lo opuesto. Asimismo, el 32,8% considera que su trabajo actual superó sus expectativas.

Respecto a cómo se sienten trabajando en Argentina, un 44% respondió que podría estar mejor, un 26,1% que está satisfecho, un 18,9% dijo que se encuentra contento y un 11% que no se siente incluido o cómodo.

La base de datos de Bumeran actualmente cuenta con más de 175 mil usuarios extranjeros, dentro de los cuales la mayoría (34%) cuentan con sus estudios universitarios completos y el 2% de ellos también con doctorado completo. En el último año, las áreas más solicitadas por los mismos son las áreas de Ventas, Administración, Comercial y Atención al Cliente.

Leer nota completa en : www.chacanews.com.ar