Los vecinos podrán ver obras de los referentes del movimiento en el Museo de Arte Moderno.

El arte generativo
El texto fundacional titulado Arte generativo presenta la estructura de un manifiesto fundacional en el que se establece el punto de partida del nuevo programa estético sobre la base de la puesta en crisis del proyecto que reconoce como su antecesor, el arte de “pura invención”.
Allí, Vidal y Mac Entyre plantearon la construcción de un escenario en el que el nuevo arte generativo no solo llegaba para superar los planteos ortodoxos del concretismo, sino para proponer la interpretación que exigían los avances tecnológicos de ese nuevo momento en el que el presente y el futuro corresponderían al arte generativo. Ambos artistas tomaron este rumbo estético en sus producciones como su esencia y se caracterizaron porque Vidal trabajó mayormente con la línea recta y Mac Entyre en torno a la línea curva.
Los artistas
Eduardo Mac Entyre (Argentina, 1929 – 2014)
Nació en Buenos Aires. Egresó como dibujante industrial en 1948 y decidió romper todas las obras realizadas hasta ese momento. Se inició en la pintura figurativa, pasando por el neo-impresionismo, el cubismo y el constructivismo, hasta llegar al arte abstracto geométrico. En 1952 formó parte del Grupo Joven, integrado, entre otros, por Miguel Ángel Vidal, Víctor Magariños y Federico Martino. Junto con ellos estudió las raíces del arte concreto, las teorías de Max Bill y Georges Vantongerloo y la escuela de la Bauhaus. En 1959 cofundó, junto con Miguel Ángel Vidal, el grupo Arte Generativo, término sugerido por Ignacio Pirovano para describir un arte que se propone generar formas nuevas y reflejar el proceso generativo de las cosas. Un año después escribieron el manifiesto Arte Generativo.

Mac Entyre desarrolló sus planteos ópticos a partir de la curva y el uso del compás, formando líneas que no sólo engendran formas sino luz. De acuerdo con Rafael Squirru, su geometría va más allá de un simple juego sensorial; sus círculos y curvas devienen símbolos espirituales que alcanzan repercusión universal.

En 1968 participó en las exposiciones Four New Argentinean Artists (galería Bonino, Nueva York) y Beyond Geometry (Center Inter-American Relations, Nueva York). También en las muestras internacionales The Optic Nerve y The Illusive Eye.

Recibió varias distinciones, entre las que se destacan el Primer Premio UNESCO (Bienal de San Pablo, 1961), el Premio Nacional de Pintura (Instituto Torcuato Di Tella, Buenos Aires, 1966) y el Diploma al Mérito (Fundación Konex, Buenos Aires, 1982). La OEA y el Museum of Latin American Art lo distinguieron por sus contribuciones para el desarrollo del Arte Moderno de las Américas. Premio a la Trayectoria Maria Calderon de la Barca (1996). Galardonado por su obra “Cristo, la luz” colgada esta pintura en la Pontificia Academia de Ciencias, Vaticano (2000). Como parte del movimiento de arte cinético argentino, sus trabajos fueron incluidos en la muestra Real/Virtual Arte Cinético Argentino de los años ´60 del Museo Nacional de Bellas Artes (Buenos Aires, 2012).

Miguel Ángel Vidal (Argentina, 1928-2009)
Artista plástico argentino, cofundador del movimiento de Arte Generativo, con tendencias propias, que se nutren del constructivismo, el “op-art” (arte óptico) y del arte geométrico. En 1952 egresó de la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón (hoy IUNA Artes Visuales) con el título de profesor de artes visuales. Tuvo como maestros, entre otros, a Lino Enea Spilimbergo y a Eugenio Daneri. Fue rector de la misma de 1989 a 1991. Fue, además, profesor de pintura y director de tesis en la Escuela Superior de Bellas Artes Ernesto de la Cárcova.

Generó toda su obra en su taller de Buenos Aires, desde donde la proyectó a la Argentina y el mundo. Investigó en el naturalismo y estudió la línea como expresión. Con el tiempo, sus necesidades expresivas lo llevaron a relacionarse con el “postcubismo” hasta llegar a investigar en la abstracción y en la geometría. Integró el “Grupo Joven” (1949-1951), y en 1959 fundó, junto con Eduardo Mac Entyre, el Movimiento de Arte Generativo de Buenos Aires, promovido por el coleccionista Ignacio Pirovano y por el crítico Rafael Squirru en 1960.
En la obra de Vidal hay espíritu geométrico y fineza, y ordenación de líneas, invención de signos, juego luminoso de colores y una solución del tema plástico que puede calificarse como refinada e impecable, según conceptos de Córdoba Iturburu.
En 1968 participó en las exposiciones Four New Argentinean Artists (galería Bonino, Nueva York) Beyond Geometry (Center Inter-American Relations, Nueva York), Muestra Real Virtual Museo de Bellas Artes de Buenos Aires, Proyección y Dinamismo en Museo de Arte Moderno de París (1973), Arte Latinoamericano 1900-1970 en el Malba, entre otras.
Obtuvo, entre otros, los premios Paolini, Salón Plástica con los Plásticos, Museo Nacional de Bellas Artes (1968), Crítica de Arte, Salón Nacional de Artes Visuales (1969). Bienal ltalo, Museo de Arte Moderno (1971), Bienal Sheraton (1979), Konex de Artes Visuales (1982) y el Gran Premio de Honor de Pintura del Salón Nacional (2000).

Manifiesto de Arte Generativo
“Es indudable que partimos de las enseñanzas del arte formal, especialmente del llamado arte concreto. Pero, no somos concretos.
Para quienes creían terminado el camino del arte formal, del arte pensado, del más espiritual y más abstracto (pues se sostenía y se basaba en desarrollos matemáticos y geométricos de gran exactitud, derivando en mayor abstracción) concebido por el espíritu y la mente humana; para quienes creían que el haber llegado a colocarse un punto o una recta en un plano limitado por sus lados y cuyas composiciones se evadían de esos límites para vivir en el espacio universal.
Para quienes creían que habíase llegado al “sumum” de los planteos plásticos más ortodoxos; para quienes creían que habíase llegado a ese final “insensible y frío” (pues esto es lo que se le atribuyó al arte concreto, equivocadamente por cierto, por aquellos que carecieron de una cierta educación estética que los llevara a un mejor ajuste de la sensibilidad para encontrar belleza en tan grandes y perfectas soluciones mentales-artísticas) les decimos que nosotros hemos partido de ese pequeño punto y de esa recta y le hemos dado movimiento, hemos GENERADO el movimiento.
De ese punto que es un círculo al fin, de esa recta, de esos elementos que en sí mismos ya GENERAN su propio movimiento, los hemos hecho desplazarse, vibrar, girar, los hemos identificado más aún con el presente y el futuro.
Hemos hecho mover estos signos no solo dentro del plano básico en un sentido direccional de izquierda a derecha o viceversa, sino que les hemos dado vida proyectiva, pues ellos producen la sensación de penetrar y de salir, ellos rompen el plano básico nuevamente, no se quedan adheridos a una superficie plana solamente.
Ellos crecen y se disminuyen, se GENERAN progresivamente, ellos giran y vibran, giran en su propia forma y vibran al encontrarse entre sí. Ellos producen contraste y el claroscuro. Ellos adoptan un nuevo tipo de vida, ellos cobran una nueva identidad en el espacio.
Por eso adoptamos el término GENERATIVO que propone Ignacio Pirovano. Coincidimos con su planteo…es la expresión exacta que encuadra las motivaciones de nuestros actuales trabajos.
La pintura generativa ENGENDRA una serie de secuencias ópticas a través de un desarrollo generado por una forma, por ejemplo: un círculo, un cuadrado, una escala, adoptando éstos una serie de desplazamientos en sentidos contrarios o consecutivos siguen un perfecto desarrollo generativo complementados a su vez en una única forma total y otras muchas formas interiores discriminativas. También es indudable que este tipo de pintura se identifica con términos más tecnológicos creados por la época en que nos toca vivir y que es absurdo escapar, dentro del mismo tecnicismo debemos engendrar la belleza lo que es más importante que evadirse, pues esta obras producen también FUERZA y ENERGÍA.
FUERZA, porque en realidad la hacen al querer producir la sensación de despegarse y de querer penetrar en el plano básico y ENERGÍA porque en sus desplazamientos y vibraciones la producen. También estamos con Pirovano en que el término no debe ser otro término limitativo sino que incluye todas las futuras y legítimas investigaciones que lleven a, “engendrar belleza nueva”, allí donde el feliz mortal con capacidad creadora la descubra”.
Eduardo Mac Entyre – Miguel Ángel Vidal
Museo de Arte Moderno de Buenos Aires
Pinturas expuestas de Eduardo Mac Entyre:
Pintura, 1959, óleo sobre tela, 86 x 78 cm – Adquisición, 1959
Sin título, sin fecha, óleo sobre tela, 100 x 45 cm – Donación del artista, 1981
Estas obras se pueden apreciar en el siguiente horario:
Lunes, miércoles, jueves y viernes: 11:00 a 19:00
Sábados, domingos y feriados: 11:00 a 20:00
(martes cerrado)
Y además en la colección se encuentran las siguientes:
Pintura, 1960, óleo sobre tela, 195 x 122 cm – Adquisición, 1961
Vibraciones sobre rojo, 1964, óleo sobre tela, 75 x 60 cm – Donación Fondo Nacional de las Artes, 1967
Pintura generativa, 1970, Pintura acrílica s/tela, 129,8 x 130 cm – Donación Secretaria de Cultura, 1973
Pintura generativa, 1967, Pintura acrílica s/tela, 150 x 100 cm – Colección Dr. Ignacio Pirovano- Donación de doña Josefina Pirovano de Mihura, 1980
Variante vertical en rojo, 1974, Pintura acrílica s/tela, 120 x 120 cm – Donación del artista, 1997

Pinturas de Miguel Ángel Vidal en la colección:
Pintura generativa en plano blanco, 1959, óleo sobre tela, 100 x 100 cm – Adquisición,1959
Pintura generativa, 1960, óleo sobre tela, 102 x 201 cm – Adquisición, 1961
Pintura generativa, 1964, óleo sobre tela, 80 x 80 cm – Donación Fondo Nacional de las artes , 1967
Energía espiritual, 1971, acrílico sobre tela, 150 x 150 cm – Donación Fundación Italo, 1979
Espacio espiritual, 1970, acrílico sobre tela, 130 x 120 cm – Donación Fundación Italo, 1979
Desarrollo topológico morado, 1974, acrílico sobre tela, 150 x 150 cm – Donación del artista, 1981
Homenaje a Albers, 1967, acrílico sobre tela, 97 x 97 cm – Colección Dr. Ignacio Pirovano- Donación de doña Josefina Pirovano de Mihura, 1980
Pintura generativa, 1966, óleo s/tela, 187,5 x 84,8 cm – Colección Dr. Ignacio Pirovano- Donación de doña Josefina Pirovano de Mihura, 1980
Equinoccio II Primavera en el Sur, 1980, acrílico sobre tela, 100 x 100 cm – Donación Asociación Amigos de Críticos de Arte, 1988.

Leer nota completa en : www.noticiasrecoleta.com.ar