(www.conexionciudad.com.ar)

El Día Mundial de la Diabetes es un día de campaña de concienciación acerca de la diabetes y tiene lugar cada año el 14 de noviembre. Más de 60 países se unen a esta campaña y se ha logrado que diferentes monumentos en el mundo, sean iluminados de azul en esta fecha en señal de esperanza para las personas que viven con este padecimiento y por quienes tienen el riesgo de desarrollarlo. Fue instaurado en 1991 por la Federación Internacional de Diabetes (FID) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) como respuesta al alza de diagnósticos de esta enfermedad. Y su objetivo es educar acerca de la prevención de la diabetes y el buen manejo de la misma, así como las enfermedades relacionadas a ella y la calidad de vida que se puede lograr con su buen manejo. Se eligió esta fecha por ser el natalicio de Frederick Grant Banting, quien junto a Charles Best descubrió la insulina, cuyo descubrimiento permitió que la diabetes pasara de ser una enfermedad mortal a una enfermedad controlable.

Hoy se conmemora el Día Mundial de la Diabetes. En el mundo Existen 500.000 niños con esta enfermedad y cada año se diagnostican 80.000 nuevos casos. En el Hospital Garrahan funciona un equipo interdisciplinario de atención a pacientes con diabetes que atiende más de 400 casos. En todo el mundo existen unos 500.000 niños y niñas con diabetes, el 90% sufre diabetes tipo 1, en la que el páncreas no produce insulina, una hormona que permite a la glucosa ingresar a las células y generar energía. Se calcula que cada año, otros 80.000 niños en el mundo desarrollarán este tipo de diabetes. En nuestro país se diagnostican aproximadamente entre 5 y 10 nuevos casos cada 100.000 personas anualmente. En el Día Mundial de la Diabetes, el Hospital Garrahan recuerda que la detección temprana de la enfermedad en la infancia es fundamental para su tratamiento y control.

La diabetes tipo 1 ocurre con mayor frecuencia en los niños y adultos jóvenes. Si bien la edad de comienzo más frecuente es durante el inicio de la pubertad, entre los 10 y 11 años. “Sin embargo, en los últimos años, se observa una tendencia en el mundo a que se adelante el comienzo a edades muy tempranas, con un pico de incidencia en niños menores de 4 años”, destacó Gabriela Krochik, especialista en diabetes del Servicio de Nutrición del Garrahan.
Krochik explicó que la diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune: “los pacientes nacen con una predisposición genética que favorece que, ante la presencia de determinados factores externos medioambientales, se desencadene una respuesta inmunológica exagerada y equivocada que daña al propio organismo”. En la diabetes tipo 1 el órgano dañado por el sistema inmune es el páncreas, encargado de producir la insulina, necesaria para que la glucosa ingerida con los alimentos entre en las células y sea transformada en energía para el organismo.

Leer nota completa en : www.conexionciudad.com.ar