Connect with us

Comuna 5

“Horacio era capaz de pensar el mundo”

Published

on

El pasado 25 de julio y en el Día de Boedo se realizó un emotivo homenaje a Horacio González. A través de la plataforma Zoom, familiares, amigos y amigas y referentes barriales participaron del reconocimiento del escritor, sociólogo y ex director de la Biblioteca Nacional que era vecino del barrio de Boedo.

El Día de Boedo fue una jornada donde la cultura volvió a ocupar las calles del barrio y se produjeron diferentes actividades para los vecinos y vecinas. Pero también, en la virtualidad se realizó un sentido homenaje a Horacio González, escritor, sociólogo, ex director de la Biblioteca Nacional y vecino de Boedo, fallecido el 22 de junio a los 77 años. Organizado por la Unidad Básica CFK de Av. Boedo 1868, participaron familiares, amigos y amigas y referentes barriales.

A las 17 comenzó el encuentro que se extendió a lo largo de más de dos horas y media. Se vio una sala de Zoom que desbordó su capacidad y que tuvo una retransmisión en vivo a través de Facebook. La moderación estuvo a cargo de Gastón Fabian y Fernanda Figueroa, militantes del espacio, quienes repasaron brevemente la vida del escritor y recordaron la visita que realizó González a la unidad básica para dar una charla sobre la cultura barrial hace tres años.

Fabian, luego del evento y ante nuestra consulta, comentó a TdB que “el vínculo que mantuvo (Horacio González) con la unidad básica estuvo mediado por la palabra Boedo y por todo lo que simboliza. Por eso entendimos que era una manera más que justa y oportuna de hacerle el homenaje que se merece”. Además, lo describió como “el mayor pensador argentino de las últimas décadas”.

Liliana Herrero, pareja de González, fue quien dio las primeras palabras y agradeció a los presentes. A pesar de que la emoción la superó por momentos, expresó “no quiero simular nada de lo que me está pasando” y remarcó que “lo extraño mucho y extraño mucho su valentía”.

Además, destacó “esa capacidad de conversar que tenía Horacio, esa necesidad de conversar que tenía Horacio y de crear una comunidad libre y emancipada para pensar esta patria. Para mí, es lo más importante que me ha pasado en la vida. Compartir la vida con un compañero que deseaba crear comunidad libre, crear comunidad emancipada, crear comunidad transformadora, escribir en función de eso, no callar, dar el debate necesario que había que dar. Arriesgarse a no callar es muy difícil y muy valiente y Horacio era muy valiente”.

Por su parte, Teresa Parodi, cantautora y ex ministra de Cultura de la Nación, tuvo una breve intervención en donde se la notó visiblemente conmocionada. “Es conmovedor como un pensador vive para siempre. ¿Puede morir alguien como Horacio que encendió luces todo el tiempo sobre el camino colectivo, sobre la patria querida, sobre la memoria indispensable? No”, dijo la artista.

También, Parodi señaló que “seguimos viendo esa luz que dejó encendida Horacio” y completó diciendo que “hoy Horacio tiene una presencia colectiva. ¡Qué extraordinaria manera de seguir viviendo! Y eso es irreversible”.

Durante el encuentro, pasaron un video con un audio enviado por González para el Día de Boedo en 2020. En el mismo, el escritor contaba: “Estudié cuando la facultad de Filosofía y Letras estaba en la calle Independencia y Rioja y uno de mis placeres era caminar hasta Boedo e Independencia, ver la sedería. Iba a los cines que hoy son las iglesias evangélicas y los supermercados. Extraño eso”.

El sociólogo Darío Capelli, a su vez, resaltó el “interés profundo que tenía Horacio por la terrenalidad más inmediata del sujeto, de los sujetos políticos. Horacio era capaz de pensar el mundo y dentro del mundo a él mismo pensando el mundo” y destacó el interés que tenía por lo comunal.

Momentos después, Cecilia Abdo Ferez, politóloga e investigadora del CONICET, consideró que “Horacio nos va a faltar como límite ético, como límite político, como lugar intelectual y personal, generoso. Ese lugar no creo que sea llenable” y subrayó “esa idea que tenía Horacio de que el país era expresable en textos, que era capaz de ser puesto en palabras. Por eso tanto trabajo, tanta batalla con la palabra. Los textos producen la historia y la materia de este país”.

A lo largo del encuentro, pasaron muchos oradores y oradoras que compartieron sus momentos con Horacio González. Pablo López Fiorito, sociólogo y militante de Patria y Pueblo, por ejemplo, compartió sus experiencias en universidades y sus charlas post clases: “Era tan grande, que te hacía leer la biblioteca. Me cambió profundamente”.

Javier Andrade, legislador porteño, remarcó que Horacio es de “aquellas personas que en verdad trascienden. Lo tengo como un militante peronista antes que nada” y describió a González como alguien que invitaba “a desestructurar lo estructurado”. Por otro lado, la socióloga y ensayista María Pía López expresó que “es una ausencia afectiva y política fundamental” y que “Horacio tenía la palabra justa”. Además, destacó la capacidad de González para buscar los modos de intervenir en el presente.

Por último, Eduardo Rinesi, filósofo y politólogo, cerró el encuentro contando anécdotas con el escritor en cafés y pizzerías de barrio, cómo eran sus clases en las facultades y cómo recorría las ciudades. Además, destacó que siempre escribía con la misma seriedad para medios nacionales y barriales del ámbito local.

Hace unos días, en el CCK, se presentó “Mojones-Signos y Memorias de la Patria”, un espectáculo conceptual que reúne textos de Horacio González y composiciones de Teresa Parodi y Juan Falú, que ambos artistas encabezaron junto a Liliana Herrero, la ideóloga del proyecto (ver foto).

Ph: Alfredo Luna – Télam.-

www.tintasdeboedo.com.ar

Trending