(www.boedoweb.com.ar)

Los viejos vagones de la línea A vuelven a escenas. Los detalles del pintoresco pasado que se actualizan para los porteños.
Las antiguas unidades de la línea A no pasaron de moda sino que con el tiempo se han vuelto extrañables. Tal es así que los viejos vagones vuelven a ser parte del pintorezco Bs As.
Tres unidades se pasearon por la Ciudad en un agradable recorrido turístico del que participaron unas 270 personas.
Un momento especial donde los vagones de madera volvieron a lucirse igual que hace un siglo atrás.
Las unidades pertenecen a la flota que hasta el año 2013 trasportaba a pasajeros entre las estacionas de San Pedrito Y Plaza de Mayo.
Las Brujas, como se conoce por sobrenombre a los antiguo vagones volvieron a acaparar la atención de los pasajeros.
Restauradas y puestas al servicio de la comunidad porteña, los vecinos aplaudieron con aire de nostalgia la propuesta creativa.
Un total de 270 personas hicieron el recorrido desde las 23.30 desde la estación Perú hasta Acoyte.
Los vecinos podrán disfrutar de ésta propuesta creativa hasta fin de año.
La elección de los pasajeros no fue aleatoria sino que consistió en una selección posterior al llamado de participación para ser parte de éste paseo en los coches de origen belga.
La Linea A es la más antigua de la Ciudad con casi 100 años de existencia. Es este uno de los motivos por el que tiene una historia bastante mucho más interesante que la demás líneas de subterráneos.
El recorrido conto con la participación de colabores que hicieron de guías turístico del viaje y compartieron historia anécdotas y recuerdos de los viejos vagones.

Con esta acción, lanzada por el Ministerio de Desarrollo Urbano, empieza a cumplirse con la ley N° 4886, a través de la que la Legislatura declaró a los coches Le Brugeoise como Patrimonio Cultural de la Ciudad.
En este contexto se recuperaron cuatro vagones para devolverles su aspecto original. De esos trabajos participó un equipo de especialistas, entre ellos el reconocido orfebre Juan Carlos Pallarols.
Los vagones de madera salieron de circulación el 12 de enero de 2013 para darle paso a las formaciones chinas, equipadas con aire acondicionado y una tecnología más moderna. Meses después empezó a gestarse la idea de hacer paseos turísticos. Los viajes volverán casi cuatro años después de lo programado, cuando comenzaron a restaurarse dos vagones de un lote de 18 que inicialmente estaban protegidos por ley, aunque luego esa resolución se amplió a otros 78.

Leer nota completa en : www.boedoweb.com.ar