A 30 años de la masacre de Flores

El hecho sigue vigente en la memoria del barrio y en la de su único sobreviviente: Matías Bagnato.

El 17 de febrero de 1994 se originó un incendio en una casa de Baldomero Fernández Moreno y Pumacahua, donde murieron José Bagnato (42); su esposa Alicia Plaza (40); sus hijos Fernando (14) y Alejandro (9) y Nicolás Borda (11), un amigo del menor de ellos que esa noche se había quedado a dormir.

Los investigadores determinaron que el incendio había sido originado de manera intencional por Álvarez González, ex socio de José Bagnato, quien arrojó dos bidones con combustible y encendió el fuego. El imputado fue condenado a prisión perpetua en 1995, pero por tener su ciudadanía española, en 2004 fue extraditado a ese país para terminar de cumplir su condena.

En España lo liberaron y fue recapturado en la Argentina en 2011, luego de amenazar de muerte a Bagnato a través de llamados telefónicos.

Álvarez González falleció el 30 de abril del año pasado y a una persona en especial le sigue «generando angustia que mi abuela no llegó a vivir todo esto». 

Se trata de Matías Bagnato (46), el único sobreviviente de este trágico hecho sucedido en Flores. «Trato de ir recuperando mi vida. A los días de su muerte me empezó a caer la ficha y a procesar todo lo que viví y pasé. Durante estos meses atravesé momentos de mucha angustia porque tuve que tomar conciencia de lo que tuve que soportar durante 30 años. Es ir aprendiendo día a día de todo», señaló Matías, quien además de retomar su trabajo como tripulante de cabina en vuelos comerciales, bajó casi 40 kilos y se sometió a una cirugía bariática para recuperar su salud.  

Fotografía: Télam.-

Leer nota completa en: www.lacomuna7.com.ar

Etiquetas:
Publicidad AVM Publicidad AVM Publicidad AVM

Últimas

Search