Connect with us

Comuna 7

Todos por Román

Published

on

Román Vega tiene 15 años y es vecino del Barrio Rivadavia I. Padece de una discapacidad motriz de nacimiento que dificulta su caminar. Se llama “paraparecia espástica de miembros inferiores”. Hoy harán una pollada solidaria para recaudar fondos y poder comprar la prótesis necesaria para la próxima operación.

La familia Vega vive en la Casa 306 del Barrio Rivadavia I, en el sur de Flores. Mariana Rojas, su mamá, junto a su marido y su otra hija de 12 años están ocupándose con urgencia de la próxima operación para Román, fanático de Boca y que lleva su nombre en honor a Riquelme.

Para llevarla a cabo, necesitan de una prótesis especial que le permitiría a Román volver a caminar mejor.

Hoy harán una pollada solidaria y siguen con otras acciones que se pueden ver en la página de Facebook “Todos por Román”; allí figura un CBU de cuenta bancaria y una cuenta de Mercado Pago para poder hacer donaciones.

Operación suspendida

“Debido a la situación por la que viene pasando mi hijo, y viendo que los motivos de que su operación fue suspendida ya que su prestadora de servicio de salud estatal ex PROFE hoy programa federal “Incluir Salud” le niega los elementos quirúrgicos. Mi hijo se atiende en el Hospital Gutiérrez, la cirugía estaba programada para el 31 de Agosto del 2019. Es por esto, que nos encontramos ante la necesidad y la urgencia de tomar la iniciativa para juntar dinero y así poder comprarle los insumos para operarlo”, explicó Mariana en diálogo con LC7.

Burocracia

“La obra social le tenía que entregar placas, arpones, tornillos de titanio y una prótesis. Debido a un problema con el dólar que se disparó en su valores, se le vienen negando, y la operación quedó suspendida desde aquella fecha”, denunció la madre de Román, quien también relató a este medio digital que estuvo golpeando puertas y no obtuvo ayuda que esperaba: “A partir de allí me ocupé de hacer los reclamos a la obra social. Pedí ayuda a la Defensoría del Pueblo, a la parte de recursos humanos planteé hacer un recurso de amparo y me dijeron que no, que era algo muy difícil, al Ministerio de Salud de la Nación. Dejé legajos en todos lados y nada. Lo cierto es que mi hijo ha ido empeorando. En abril del año que viene cumpliría 16 años, pasa a ser adulto, entonces el Hospital Gutiérrez no lo atendería más. Tendría que cambiar de médico y perdería la cirugía”.

Un retroceso

La mamá de Román también brindó algunos detalles de cómo la salud de su hijo se fue deteriorando con el pasar del tiempo: “Hasta acá la íbamos remando, más allá de su discapacidad, con inyecciones de botox, kinesiología, natación, hidroterapia, hacíamos todo para que él esté bien y veíamos las mejorías. Él se ayudaba con un andador para caminar, incluso en algún momento pasó a bastones canadienses. A medida que fue creciendo, se sumaron algunas dificultades, como un retroceso. Porque los tendones se le acortaban, y aparecían los dolores. Le habíamos comprado una bicicleta especial para que vaya al colegio. Ahora, la falta de la cirugía hizo que Román esté en sillas de ruedas. Hoy, apenas puede pasar de la cama a la silla con mucho esfuerzo y dolor. Duerme con las piernas dobladas, no las puede estirar. Ya estoy cansada”. Además expresó la importancia del material de calidad necesario para la prótesis: “Más adelante, en este 2021, tenemos pensando con el doctor que lo operaría volver a hacer todos los estudios pre-quirúrgicos para operarlo. El tema, insisto, es obtener la prótesis necesaria para sus piernas. Después de tanta pelearla, la opción de me dio la obra social es ponerle todo de acero quirúrgico, que iría dentro de las rodillas. Sin embargo el médico me dice que lo ideal es que sea titanio el material, ya que eso lo quedaría de por vida. El acero quirúrgico en un par de años podría quebrarse, el médico no quiere arriesgarse a esto”.

Fotografía: Román Vega en los Juegos Provinciales Evita de Mar del Plata 2019 mostrando la medalla de oro por lanzamiento de bala.

Leer nota completa en: www.lacomuna7.com.ar

Trending