Connect with us

Comuna 7

Un proyecto compartido

Published

on

Una comunidad necesita fijar una agenda de cuestiones que hacen a su desarrollo y que tengan la posibilidad de contener las necesidades de la mayoría de sus integrantes.

Más allá de las demandas geopolíticas de alguna potencia hemisférica o de la coyuntura internacional, tenemos que ser capaces de lograr una síntesis que nos permita fijar políticas a mediano plazo en todos los aspectos de la vida. Es decir, construir un proyecto capaz de exceder el período de un mandato de gobierno.

No es fácil, pero sin embargo tenemos que intentarlo.

El Poder Ejecutivo Nacional informó que enviará al Congreso una propuesta de negociación con el Fondo Monetario Internacional para definir la modalidad de pago de la deuda argentina con este organismo. Tiene lógica que sea así, dado que del resultado de estas negociaciones dependerá la posibilidad de derivar cuantiosos fondos públicos a las urgentes necesidades de desarrollo que nuestro país tiene. O bien, que se destinen esos fondos a pagar deudas de capital e intereses que surgen de una deuda contraída por la administración anterior, en situaciones todavía poco claras.

Esta monumental deuda, contraída oportunamente sin la aprobación del Congreso, debe ser ahora afrontada de manera tal que no dificulte el crecimiento y el equilibrio económico. Uno puede pensar que el simple hecho de querer pagar ya es tomar partido, pero hay que entender que la necesaria inserción de nuestro país en los mercados comerciales y financieros del mundo hace que se deba actuar de esta manera.

Pero el pago de la deuda no puede realizarse nunca a costa de la pobreza de los argentinos. Un país con altos porcentajes de pobreza no es viable, ya que la desigualdad conduce inevitable a una sociedad violenta, una sociedad donde ya nadie podría vivir.

En el mundo de hoy existen millones de personas que no acceden a cubrir sus necesidades mínimas, mientras que una minoría privilegiada despilfarra, corrompe valores y depreda. Esta minoría no para de desplegar en los medios un discurso agresivo para justificar su individualismo extremo.

El hecho es que en nuestro país las grandes mayorías tienen la posibilidad de dar un paso adelante y generar una propuesta de alta representatividad. Es un desafío cultural el que tenemos enfrente: el de recuperar nuestra historia y proyectarla hacia un futuro posible.

Es común escuchar que a muchos no les interesa la política, pero ése es un camino sin salida, porque las posibilidades de desarrollo de una comunidad nunca dependen sólo de un individuo o de un grupo de individuos, sino de la comunidad entera.

Y esto es precisamente la política: prestar atención a estos problemas compartidos, tratar de entenderlos y de participar en la construcción de una cosmovisión diferente, un destino común, un proyecto compartido.

Leer nota completa en: www.lacomuna7.com.ar

Trending