La denuncia presentada en el Consejo por mal desempeño la presentó el diputado nacional Martín Soria tras las seis visitas que realizó el juez al entonces presidente Mauricio Macri en la Casa Rosada, encuentros que motivaron una denuncia en su contra en el Consejo de la Magistratura.

La denuncia a la que accedió Tiempo Judicial, fue presentada ante el Consejo de la Magistratura de la Nación pidiendo el Jurado de Enjuiciamiento para el juez Gustavo Hornos por “mal desempeño, grave negligencia y por la realización de actos de manifiesta arbitrariedad en el ejercicio de sus funciones” como juez en la Cámara Federal de Casación Penal.

La denuncia del diputado Soria solicita actuar según los artículos 25 y siguientes de la Ley del Consejo de la Magistratura y pide empezar el trámite de remoción y la denuncia en la Comisión de Disciplina y Acusación para “remover al juez Hornos de su cargo”. Y Soria lo enlanza con la denuncia que realizaron en mayo del año pasado y que tramita en Comodoro Py denominada “la mesa judicial del macrismo”.

Gustavo Hornos, actual presidente de la Cámara Federal de Casación Penal. (CIJ)

En el texto firmado sólo por Soria se expresa que “aparentemente el magistrado Gustavo Hornos no se encuentra lo suficientemente empapado del cabal cumplimiento de esos deberes como lo demanda el codiciado cargo que ostenta. Así, este camarista de la Cámara Federal de Casación Penal, máximo tribunal penal en nuestro país, visitó al ex presidente Mauricio Macri en 6 oportunidades, sin pedidos de audiencia y a puertas cerradas durante sus 4 años de gobierno”.

“Llamativamente, cada una de esas visitas fue precedida o seguida por una resolución que lleva su firma en contra de algún miembro del partido político de la oposición, en especial funcionarios cercanos a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Ello puso en evidencia que el contenido de las reuniones entre el presidente de un alto tribunal del poder judicial y el entonces presidente de los argentinos, no era otro que poner en marcha la conspiración política, mediática y judicial contra el “adversario político”, es decir, el tan mencionado lawfare.

El impulsor de la denuncia, el diputado del Frente de Todos, Martín Soria, explicó en diálogo con Radio Provincia que la “Cámara de Casación Penal es el máximo órgano judicial del país en materia penal a donde llegan las causas más rimbombantes que servían al lawfare, esas causas pasaban por manos de este juez. Lo llamativo es que ingresaba sin pedido de audiencia formal” a la Casa Rosada durante el gobierno de Cambiemos.

El legislador oficialista fundó su pedido en el hecho de que magistrado habría asistido en, al menos, seis oportunidades entre 2016 y 2018 a la Casa Rosada para supuestamente encontrarse con Mauricio Macri. “El Consejo de la Magistratura es el que tiene que actuar, vamos a pedir que se investigue la conducta de Hornos. Hasta sus propios pares dijeron que hay que investigar su conducta. Eventualmente podría derivar en la remoción de Hornos y Stornelli”, expresó Soria sobre un pedido de explicaciones de sus pares camaristas que dio lugar ayer jueves en la sede los tribunales de Comodoro Py.

En la reunión a la que convocaron al juez Daniel Hornos estaban presentes los titulares de cada una de las cuatro salas del Máximo Tribunal Penal de la Nación: Daniel Petrone, Alejandro Slokar, Liliana Catucci y Mariano Borinsky quienes le pidieron explicaciones al juez Hornos. El magistrado explicó que «tenía una relación social con Macri» y según el diario La Nación, Slokar le envió una carta en la cual le endilgó «conexiones inapropiadas» de un juez con un presidente.

En esa línea, Soria señaló que «sus propios pares le soltaron la mano y sus explicaciones son muy llamativas. Que el propio juez reconozca una relación social con Macri (…) es una tomada de pelo”.

Leer nota completa en : www.tiempojudicial.com.ar