La columna de la Lic. Linares (*)

Ejercicio físico

Dentro de las posibilidades de cada persona, hay que fomentar y apoyarlos a que hagan alguna actividad física. Esto motivará que se sientan mejor y que su salud sea buena. Asimismo, se debe hacer hincapié en la dieta que lleven para que no aumenten de peso.

Adaptar las diferentes áreas en el domicilio

Debido a que las personas son más propensas a sufrir una caída y lastimarse gravemente es aconsejable adaptar los baños empleando alfombrillas antideslizantes, colocación de barandas, eliminación de muebles y objetos que obstaculicen el camino. En lo que respecta a los utensilios que usa con regularidad, es bueno que estén al alcance de su mano. Así estos no tendrán que usar escaleras o sillas para alcanzarlos, lo que aumentaría el riesgo de una caída.

Fomentar la ejercitación de su mente

Otro de los cuidados básicos de la tercera edad es el ayudar a que tengan la mente activa. Para ello, los ejercicios de memoria para mayores son muy útiles. Que realice ciertas actividades diarias también es una opción ideal.

Hidratar la piel

Es muy importante ya que esta pierde elasticidad, se vuelve más fina y aparecen arrugas y manchas. También es más fácil que se formen hematomas y que las heridas demoren más tiempo en sanar. Se debe beber, como mínimo, 2 litros de agua por día. Aumentar el consumo de fruta y verdura también ayudará. También usar jabones que sean suaves para la higiene personal e hidratar la dermis con crema tras el baño o la ducha.

Protegerse del sol

En esta fase el riesgo de sufrir un cáncer de piel o un melanoma se incrementa altamente. Por otro lado, la exposición a la radiación ultravioleta perjudica la hidratación. Por lo tanto, las personas deben limitar su exposición al sol, aplicar cremas de alta protección, usar un gorro o sombrero y vestirse con ropas que sean claras para atraer al sol lo menos posible.

Inserción social

Aunque pueda parecer que no es un cuidado en sí, este es fundamental para los ancianos. La soledad y la falta de contacto con otras personas puede provocar estados emocionales no favorables. Se debe prestar atención a la persona en la tercera edad y asegurarse que se relaciona con otros.

Apoyo psíquico

Algunas personas mayores, al llegar a la tercera edad, entran en depresión. Esto se debe a que ven reducidas sus capacidades físicas y reflexionan sobre el paso de los años. Es por eso que se tiene que prestar atención a sus cambios de ánimo, ayudarlos a que no estén tristes y buscar ayuda psicológica si fuese necesario. Asimismo, darle cariño y hacerle sentir una persona importante disminuirá el riesgo de que entren en depresión.

Todos estos consejos acompañados de controles médicos correspondientes y regulares pueden mejorar mucho la calidad de vida.

Romina Linares

Para contactarse con la Lic.

Correo electrónico: romina_linares@hotmail..com

Leer nota completa en : bacn.com.ar