Clubes chicos de corazón gigante

Hoy: Excursionistas en 1986/87

La dirigencia confirmó en su cargo una vez más a la dupla Gómez-Rodríguez para afrontar una nueva temporada, que acarreaba una reestructuración a partir de la cual los torneos dejaban ser ajustarse al año calendario. En su lugar, si bien el formato volvía a contemplar el sistema de todos contra todos a partido y revancha, el receso veraniego se convertía en un separador, por lo cual, los torneos, en función de estas modificaciones, comenzaban pasando la mitad de un año, para culminar en los primeros meses del año posterior. Esta reestructuración abarcaba todas las categorías de la Asociación del Fútbol Argentino, incluido el flamante Nacional B, insertado en la competencia como la primera categoría de ascenso. La Primera C, donde seguía militando Excursionistas, pasaba a ser la tercera divisional del ascenso, en orden descendente.

El reglamento estipulaba la posibilidad de un ascendido directo a la B Metropolitana, y otro extra, que sería el ganador de un octogonal conformado por aquellos colocados entre el segundo y el noveno puesto.

Altas y bajas

Después de la final perdida ante Berazategui se produjo la desvinculación de varios jugadores del numeroso plantel que había encarado el Apertura: Castonjáuregui, Lerose, Ferrero, Cotado, Honorio, Magán, Onnis, Schiappacasse, Soria y Vilchez. A los que se quedaron se sumaron unos pocos refuerzos: Ferro (Atlanta), Luna (regresó de El Porvenir), Milano (Flandria), Oriente (Colegiales) y Néstor Scotta, centrodelantero de dilatada trayectoria –con pasado en River y Racing, por ejemplo- que venía de actuar en Estudiantes de Caseros.

Comienzo dificultoso

El conjunto albiverde tuvo un inicio atípico, empatando en las tres primeras fechas. De visitante con Tristán Suárez (1-1), como local ante San Carlos (0-0) y con el mismo resultado, en su visita a Alem. En la cuarta fecha derrotó en el Bajo Belgrano a Colegiales 1 a 0, pero sufrió a continuación tres derrotas consecutivas que no solo le hicieron disminuir considerablemente sus posibilidades de tutearse con los de arriba; además, para el Verde peligraba su ingreso al certamen reducido de no revertir la pobre campaña. Luego de dichos traspiés (0-1 con Laferrere, 1-2 con Luján y 0-2 con Talleres) Excursionistas venció 1 a 0 a Liniers como local, igualando a continuación 0 a 0 con Argentino, en Quilmes.

Ese empate sería el comienzo de otra racha negativa, dentro de la cual permaneció siete fechas sin poder saborear una victoria. Los encuentros con Claypole (0-1), Cambaceres (2-2), Argentino de Merlo (0-0), Sarmiento (0-1), Ituzaingó (0-0), Flandria (0-0) y San Telmo (0-0), agudizaron una crisis de resultados que, más allá de hacer caer al equipo en la tabla, determinaron la ida de más de un jugador, el caso del propio Scotta.

En Zárate, Excursionistas volvió a sumar de a dos, con su triunfo ante el CADU por 2 a 0. Siete días más tarde, aconteció una nueva caída, también jugando como visitante, frente a Central Córdoba (0-1).

Una reacción notable

Pero lo que sucedió de aquí en más, amerita un comentario cargado de asombro, porque, en contraposición al opaco nivel que venía exhibiendo el equipo en gran parte de la primera rueda, una impresionante levantada lo conduciría a la puertas del ascenso directo, hilvanando una serie de 18 partidos invicto, con 16 triunfos y apenas dos empates.

Antes de que el torneo ingresara en el receso estival, los dirigidos por Juan Carlos Gómez (ya sin la compañía de Perfecto Rodríguez) sumaron cuatro éxitos en fila: Riestra (4-0), Tristán Suárez (2-0), San Carlos (3-2) y Alem (3-1). La seguidilla sirvió para recuperar el optimismo y acumular puntos muy valiosos para la clasificación, de la que había quedado al margen por culpa de la mala campaña precedente.

En la reanudación del certamen, el Verde igualó con Colegiales en Munro (0-0) y a la semana siguiente, recibió a Laferrere –rival que llegaba como puntero- en Pampa y Miñones. Un celebrado triunfo por 1 a 0, conseguido muy cerca del final mediante una conquista del juvenil Alejandro Sáenz, acrecentó la ilusión de Excursionistas y su público, cuyo objetivo, más que en el octogonal, pasaba a estar en la chance de trepar a la cima de la tabla.

Si bien muchos puntos lo separaban aún de esa meta, nuevos triunfos provocaron que se achicara la diferencia con los que miraban desde arriba. Quedaron en el camino Luján (3-2), Talleres (2-1), Liniers (4-0), Argentino de Quilmes (2-1) y Claypole (¡7 a 0!). Y luego de un empate como local con Cambaceres (1-1), la serie triunfal continuó con Argentino de Merlo (2-1), Sarmiento (2-0), Ituzaingó (2-1), Flandria, San Telmo y el CADU (todos por 1 a 0).

Al cabo de esta serie, Excursionistas vio concretado su anhelo de llegar a la punta (compartida con Laferrere) cuando restaban dos cotejos para el cierre del campeonato. Sin embargo, en la anteúltima fecha, cayó en el Bajo Belgrano, 1 a 0 con Central Córdoba, y si bien venció en la última jornada a Riestra, el puntaje no le alcanzó para coronarse, pues Laferrere había aprovechado el traspié del Verde y sacado una ventaja de dos unidades de cara a la fecha final. San Telmo, en tanto, quedó como único escolta, por lo que los tres primeros lugares quedaron así: Laferrere (53 puntos), San Telmo (52) y Excursionistas (51).

En el torneo reducido, el elenco de Gómez no consiguió superar los cuartos de final. En la ida y en la vuelta, igualó con Alem sin abrir el marcador, cayendo en la definición desde el punto penal, siendo local en el estadio de Platense.

Leer nota completa en : bacn.com.ar