Aunque durante los primeros meses los cartoneros no pudieron trabajar, el hábito no se perdió en la Ciudad. Y muchos vecinos empezaron a hacerlo a partir de estar más tiempo en su casa.

Leer nota completa en : www.buenosairesinfo.com.ar