Este viernes retiraron el vallado de la planta baja para desmontar la marquesina, que será restaurada. Por un rato, se pudo ver cómo está quedando el espacio donde volverá a funcionar la confitería.

Leer nota completa en : www.buenosairesinfo.com.ar