Este miércoles, en el primer día de una nueva fase 1 del aislamiento social, algunos desarmaban su local, obligados a cerrarlo para siempre. Otros se las ingeniaban para vender a pesar de las restricciones.

Leer nota completa en : www.buenosairesinfo.com.ar