Connect with us

Ciudad

El resentimiento de Nahir Galarza

Published

on

Más allá del sospechoso «cambiazo» que pergeña la abogada de la más joven condenada a perpetua de la historia Argentina, estamos asistiendo a un planteo jurídico pocas veces visto en el mundo y no porque no sea habitual, sino porque es la ventana que permite ver un acto de altísimo resentimiento por parte de Nahir Galarza, que podría considerarse de «intrajusticia», con ribetes psicológicos muy trágicos.

En resumen, ahora aparece la teoría de que fue el padre de ella quien mató a Fernando, el novio de Nahir, siempre con el aditamento de que todos son o fueron violentos, incluido -según algunas teorías- el propio asesinado.

Este volantazo comandado por la abogada, Raquel Hermida Leyenda, va de la mano de dos denuncias que se habían quedado en el tintero cuando se realizó el juicio por el crimen de Fernando Pastorizzo, uno de los más resonados, mediáticos y comentados del periodismo policial y  judicial.

Veamos.

Hay una chica -tras una condena por un homicidio agravado por el vínculo- presa con todas las perspectivas de quedar en la cárcel por décadas.

Ok. Pasemos ahora a explicar lo importante en el lenguaje que amerita:

El padre la cagaba a palos cuando era pendeja y un tío abusaba de ella y con aditamentos violentos, también.

Cuando se produce el crimen de Fernando  y sobreviene un efecto de dimensión gigantesca en la opinión pública, no hubo tiempo para ingresar en este terreno. Y tras la condena y todos los efectos que el caso Nahir conlleva, comenzó a pasar el tiempo. Demasiado poco para el porvenir que pesa sobre la chica, pero pasa y al fin y aparecen nuevas preguntas. Si bien también surgen todo tipo de repercusiones del juicio y hasta ataques que las compañeras de prisión le perpetraron a la Galarza, por cuestiones internas, nada de lo escandaloso o mediático vendrá al caso en este escenario. Flash Morbon hoy se quedó en casa.

Entonces, caemos en una pregunta que quedó en el fondo del barril:

Esta piba…

¿se mandó como una troglofémina intuitiva, de la noche a la mañana? ¿o es el efecto de una violencia intrafamiliar consuetudinaria y el día que ella cruzó todos los límites, se vio abandonada por el clan de hijos de puta que a lo largo de sus pocos años le enseñaron a comportarse – sin atenuantes- como la más estúpida mierda?

Nada parecía hacerse notar entre estas opciones en la entrerriana condenada.

Hasta ahora.

Supongamos que este sospechoso movimiento jurídico de intentar convencer al juzgado de que Marcelo Galarza, el padre de Nahir, haya sido el autor del crimen, resulte sólo un globo, es decir, apenas un intento de que la protagonista de esta desgraciada trama pudiera aspirar a la libertad. Estamos suponiendo que no prospera el lance, ya que desconocemos en este momento los eventuales documentos probatorios que está entregando la abogada de Nahir Galarza, que borren todo lo ya probado en el juicio original.

Lo que está en juego, en este caso, es el pensamiento de la encarcelada, como efecto de que «le tocó» a ella ser la que pasara los límites que nadie le enseñó que debería tener, ya que, al ver y recibir violencia, lo único que aprendió esta chica en su casa es a ser una tipa violenta. Claro, el padre que le daba cinto y el tío que le daba lo que ninguna niña debe recibir, zafan de un tsunami que se está comiendo ella sola, siendo aún una mujer joven. Muy joven.

Hubo un crimen?

Obviamente que sí.

¿Lo cometió la chica?

Es lo que aparenta ser.

Hubo violencia por parte de los hombres que rodeaban a esta mujer, especialmente de los varones de su familia?

Todo indicaría que en gran medida.

El resultado de la deducción es que Nahir Galaraza está multiplicando, a alta velocidad, una bronca inconmensurable y fácilmente convertible a odio, por ser la única sobre cuya espalda recae una carga inllevable dentro de una familia plagada de canallas.

No obstante, es fundamental aclarar que, incluso, si el intento de Hermida Leyenda tuviera éxito, la sensación que invade hoy a Nahir no tendría por qué ser diferente.

A esta altura del impresionante cambio mental al que debió someterse, Galarza ya cayó en la cuenta de que está siendo sólo ella la que paga -y carísimo- los efectos de una vida de mierda que los abarcaba a todos.

URUGUAY

BRASIL

PARAGUAY

CHILE

COLOMBIA

PERU

BOLIVIA

 

www.diario5.com.ar

Trending